EDUARDO PEÑA, EL NUEVO VICEPRESIDENTE DE ECUADOR

EDUARDO PEÑA, EL NUEVO VICEPRESIDENTE DE ECUADOR

El Congreso ecuatoriano eligió anoche al ex ministro de Educación Eduardo Peña Treviñó como nuevo vicepresidente de la república, medida que busca normalizar en parte la crisis política que vive el país a raíz de los últimos acontecimientos.

19 de octubre 1995 , 12:00 a.m.

Peña Treviñó remplaza a Alberto Dahik, quien dimitió la semana pasada y se refugió en Costa Rica para eludir una orden de captura en su contra, dictada por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Solórzano, en el marco de un juicio penal por presunta malversación de fondos estatales secretos.

Luego de una sesión especial que se prolongó por más de cuatro horas, el órgano legislativo designó a Peña por 48 votos a favor.

Para ser elegido se requerían 39 votos, correspondiente a la mayoría de los 77 diputados del Congreso unicameral.

Hubo 22 votos para dos postulados por legisladores de la oposición, y cinco abstenciones.

Los legisladores accedieron a aceptar la postulación del ex ministro, que fue enviada al Congreso por el presidente Sixto Durán-Ballén dentro de una terna de candidatos.

Durán-Ballén propuso los nombres de Raúl Gangotena, vocal de la Junta Monetaria, organismo técnico del Banco Central; Pedro López, ministro de Obras Públicas, y Eduardo Peña, que fue su ministro de Educación hasta enero de 1994.

El ex candidato presidencial Jaime Aspiazu obtuvo 14 votos, el médico e investigador Jaime Breil, ocho. Otros dos diputados se abstuvieron y cinco no asistieron a la sesión.

El nuevo vicepresidente, que asumirá después de prestar juramento ante el Congreso, en una sesión que podría efectuarse el jueves, formaba parte de una terna de candidatos que Durán Ballén dio a conocer horas antes en una cadena nacional de radio y televisión.

Aspiazu, pudo ser En el Parlamento, diputados populistas y de izquierda lamentaban que Aspiazu, el segundo en la elección parlamentaria, no hubiera sido incluido en la terna presidencial, puesto que ello le habría llevado a ganar la elección.

Varios diputados al consignar su voto por Peña Triviñó aseguraban que lo hubieran hecho por Aspiazu si éste hubiera sido recomendado por el jefe de Estado.

Los mismos populistas e izquierdistas afirmaron que el Partido Social Cristiano (PSC) evidenció una vez más el co-gobierno existente, cuando junto a los diputados conservadores del Gobierno (derecha) y a un grupo de independientes, lograron imponer la candidatura de Peña Triviñó.

Según la Constitución, en caso de acefalía de la vicepresidencia de la República, el Congreso debe elegir al sucesor directamente, sin tener que considerar necesariamente posibles postulantes del Presidente.

Durán-Ballén se reunió esta semana en dos ocasiones con Alarcón, presidente del Congreso, para tratar de encontrar un consenso sobre la elección del nuevo vicepresidente.

Peña debe completar el mandato de Dahik, que junto a Durán-Ballén llegó al gobierno en una fórmula conservadora en 1992 para un periodo que concluye en agosto de 1996.

Dahik se encuentra en Costa Rica, donde solicitó asilo político, que está siendo considerado por el gobierno de ese país. El ex vicepresidente se declaró perseguido político por parte de la justicia ecuatoriana, que lo enjuicia por manejo doloso de fondos estatales.

Peña Triviño, 59 años, permaneció poco más de un año en el cargo de ministro de Educación, después de enfrentar con dureza al poderoso magisterio estatal.

Los profesores en 1993 declararon una huelga indefinida, evento anual que no sorprende a los ecuatorianos, pero Peña Triviño ordenó el despido de 58 líderes del magisterio, decapitando la cúpula de ese sector. Varios de esos dirigentes retornaron poco a poco, pero ello le costó una enconada rivalidad con el Movimiento Popular Democrático (MPD).

En la vida pública, Peña Triviño fue concejal, vicepresidente del concejo municipal y también alcalde encargado de Guayaquil, su ciudad natal, donde en su oficina, junto a un grupo de periodistas, siguió por televisión las incidencias en el hemiciclo donde se efectuó su denominación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.