EL CENSO DE POBLACIÓN Y VIVIENDA DE 1993

EL CENSO DE POBLACIÓN Y VIVIENDA DE 1993

Después de tres años de realizado, finalmente el país cuenta con los resultados definitivos de un nuevo censo de población y vivienda. La información allí contenida es vital para el país. Tenemos una fotografía actualizada del tamaño de la población, de su distribución entre ciudades y campo, por edad, sexo, nivel educativo. Se cuenta también con información valiosa de las características de la vivienda de los colombianos.

22 de julio 1996 , 12:00 a.m.

Sin embargo, hasta ahora se inicia el trabajo de análisis de la información del censo que ha de servir para revisar las preconcepciones que hasta el momento hemos tenido sobre la evolución de las variables demográficas colombianas en los últimos años. Igualmente, por mandato de la Constitución se deberán recalcular con los datos del censo, los índices de NBU (Necesidades Básicas Insatisfechas) a nivel de municipio para destinar parte de las transferencias con el criterio de apoyar a los municipios más pobres.

Mientras se inician o avanzan los estudios con las cifras del censo, se pueden adelantar algunos anuncios interesantes:El total de colombianos a octubre de 1993 fue de 37.4 millones. Ello coloca a Colombia en el tercer lugar en importancia en América Latina, después de Brasil y México. Hemos sobrepasado a Argentina quien siempre había estado por encima. Ahora le ganamos en fútbol y... población.

La tasa de crecimiento anual de la población entre 1985 y 1993 fue de 1,9 por ciento, confirmándose que Colombia se haya en el tránsito hacia una nación desarrollada. En efecto, la tasa de crecimiento ha venido bajando, pero falta que la tasa de fecundidad descienda algo más, para lograr tasas de 0,5-1,0 por ciento, como en Japón o E.U.

El porcentaje de población rural (incluyendo población dispersa y cabeceras de bajo tamaño) está alrededor del 35 por ciento, evidenciando que a pesar del sesgo urbano del modelo de desarrollo de las últimas décadas, de la inseguridad en el campo y de todos los discursos que hablan de que el campo ha quedado despoblado, todavía la población rural representa una fracción importante. De allí la urgencia de la acción del Estado para resolver necesidades imperiosas en infraestructura física y social de la población rural y permitir así un modelo más equilibrado entre el campo y la ciudad.

La población de Bogotá (incluyendo Soacha) en octubre de 1993 era de 5,7 millones, cifra inferior a la preliminar que se había anunciado en 1994. Sin embargo, la tasa de crecimiento intercensal es de 3,92 por ciento, sensiblemente superior al promedio del país. Sin duda, la migración a Bogotá explica este mayor crecimiento. Lo paradójico es que entre más acciones hagan las autoridades locales por mejorar las condiciones de vida en la capital (y eso lo necesitamos), más migrantes van a llegar. Reivindicar la descentralización, tiene sentido también para lograr un crecimiento más equilibrado entre la capital y el resto del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.