Secciones
Síguenos en:
Nuestro problema de memoria

Nuestro problema de memoria

Ahora que se trata de aprobar una ley que resarza a las víctimas, parecería que todo se confabula contra la memoria. Algo así como olvidar es vivir. Muchos quieren el silencio de los muertos y el olvido de los vivos. Los recuentos hechos por la prensa no dejan las huellas necesarias para que nos conmovamos todos. Cada tragedia nueva acalla a la anterior. Es necesario grabar más hondo en la conciencia. El arte y la literatura lo hacen; por eso, no sorprende que les cedan la supremacía al entretenimiento y el jolgorio, cuando de olvidar se trata.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de noviembre 2010 , 12:00 a. m.

Es difícil que el presente entre en la literatura, por la necesidad de dejar que los hechos que más nos duelen se decanten. Pero se puede. En Colombia hay casos literarios sorprendentes, como el cuento perfecto de Hernando Téllez, Espuma y nada más (1950), inmerso en la época de la violencia.

Igualmente, está ese cuento olvidado de Jorge Gaitán Durán con el que ganó el concurso de EL TIEMPO a principios de los años 60. En menos de una página, el autor mostraba la tensión que producía la violencia, y la frialdad que exigía el poder sobrevivirla, como si de un duelo de vaqueros se tratara. García Márquez supo tomar distancia para escribir La mala hora (1962).

Ayer como hoy, la realidad pesa sobre los escritores, y los hechos empujan al teatro. En el de Fanny Mikey vimos El deber de Fenster, escrita por Humberto Dorado y Matías Maldonado y premiada en el 2009. Es la masacre de Trujillo, en la que paramilitares y narcotraficantes acabaron con 342 personas, después de vejámenes y torturas.

Es uno de los casos que requirieron la intervención de la justicia internacional por las fallas e inequidades de la nuestra. El espectador nunca podrá olvidar lo que ve en el escenario y no vio en la realidad. Sentirá la desesperación y la locura ante la injusticia. Sobre otras masacres, María Mercedes Carranza sangró en los 18 poemas de su libro El canto de las moscas (Arango Editores, 1998). La crónica perfecta de Germán Castro Caycedo El palacio sin máscara (2008) nos trae a los ojos todo el horror de lo que fue la toma del Palacio de Justicia.

Hecho que el país desestimó o malinformó durante dos décadas. Sin apriorismos, sin tomar partido, usando testimonios de otros y documentos, Castro no expone un solo juicio personal para guiarnos por los recovecos de los hechos. Nos obliga a tener memoria.

La crónica, que es literaria, aunque nada en ella sea ficción, tampoco nos deja olvidar las tragedias que produce la indolencia de los hombres. El último libro de Juan David Correa U., El barro y el silencio (Seix Barral, 2010), nos recuerda la brutal avalancha de Armero. El texto está escrito para sus parientes, sobre todo para su madre, que siempre había rehusado hablar de esos hechos en los que perdió a sus padres. Los testimonios vienen de familiares del autor o de sus amigos cercanos, que sufrieron la tragedia. Dos historias desgarradoras dejan sin aliento al lector. Conmueve el que un personaje abandone todo para dedicar su vida a recuperar la memoria de Armero.

Todo ese escrito duele. Nos hace inaceptable el país que les dio la espalda a las víctimas en su momento, que las haya olvidado, que todos permanezcamos en la indolencia. Allá se acumularon los errores para que se produjera la tragedia. Aquí nadie sabe nada. El texto de Correa da una versión íntima de la tragedia, pero se vuelve universal porque nos toca a todos. Toda esta literatura nos dice que no solo se trata de la indispensable tarea de buscar y condenar a los culpables. Ella nos obliga a que seamos conscientes de nuestra vida y de nuestra responsabilidad en esta sociedad. Sin ello no habrá justicia, pero tampoco habrá paz en nuestros corazones. Nunca ha sido más necesaria la literatura para nuestro problema de memoria

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.