ELN PARALIZA EL MAGDALENA MEDIO

ELN PARALIZA EL MAGDALENA MEDIO

Cerca de medio millón de habitantes del Magdalena medio permanecen incomunicados como consecuencia del paro armado que el Eln declaró por diez días, desde el martes pasado, para conmemorar los 37 años de creación de esa guerrilla.

06 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Cerca de medio millón de habitantes del Magdalena medio permanecen incomunicados como consecuencia del paro armado que el Eln declaró por diez días, desde el martes pasado, para conmemorar los 37 años de creación de esa guerrilla.

Ayer, el problema se agudizó en los puertos de Barrancabermeja y Puerto Wilches (Santander); Yondó (Antioquia), y Cantagallo, San Pablo, Simití, Morales y Santa Rosa (sur de Bolívar).

El despacho de carga liviana por el río Magdalena está represado. El transporte de pasajeros tampoco se está presentando y solamente algunos chaluperos realizan esporádicos viajes expresos a localidades cercanas, bajo el riesgo de ser atacados o interceptados en los retenes que el Eln empezó a montar desde Barrancabermeja a San Pablo.

En el sur de Bolívar, los propietarios de los carros intermunicipales permanecen estacionados en las terminales porque la gente se niega a viajar a la espera de que regrese la normalidad en la zona.

En San Pablo y Simití el tema obligado de los pobladores es el de la amenaza que el Eln habría lanzado de tomarse a sangre y fuego a esas localidades, por lo que los militantes de los movimientos No al Despeje y Asocipaz, opositoras a una eventual zona de encuentro para esa guerrilla, empezaron a gestionar la salida de la región para salvaguardar sus vidas.

En estas dos cabeceras bolivarenses hace por lo menos una semana, desde que empezaron los enfrentamientos entre paras y guerrilleros, los comerciantes cierran las puertas de los negocios a las 6 de la tarde. A las 8 de la noche ya no hay nadie en la calle.

El último combate ocurrió el lunes y dejó 17 miembros de las autodefensas y dos guerrilleros muertos.

En la noche y hasta el nuevo día solo se observan por estos pueblos hombres de civil patrullando las calles, mientras el Ejército y la Policía se mantienen acuartelados.

Miembros de la Policía dijeron que hay certeza de la presencia de grupos armados alrededor del municipio: "unos en la zona y otros que desean ingresar".

El personero de Simití, Luis Fernando Pérez Peñate, dijo que no ha recibido en su despacho a ningún desplazado durante la última semana. La misma situación ocurre en San Pablo y los municipios vecinos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.