Secciones
Síguenos en:
A ESCUCHAR LAS BUENAS CALIFICACIONES!

A ESCUCHAR LAS BUENAS CALIFICACIONES!

Apenas comienza el año escolar y hablar de resultados suena un poco ilógico. Lo que sí se puede es evitar que ese balance no sea el mejor al concluir el año. El Instituto Nacional para Sordos (Insor) adelanta un programa de detección de problemas auditivos, mediante la promoción de hábitos de higiene, orientación sobre las causas más frecuentes de estos problemas y la forma de proteger los oídos.

Precisamente, se descubrió que a veces los problemas en la visión, en el oído o cualquier otra parte del cuerpo generan distracciones, falta de atención y un pobre rendimiento académico, cuyas causas suelen descubrirse tardíamente.

La promoción se realiza a través de visitas a diferentes instituciones que lo soliciten, sean jardines infantiles, colegios, escuelas o universidades.

El propósito, explica Irma Carvajalino, del programa de prevención y detección de problemas auditivos, es evitar que el oído, órgano por excelencia que nos pone en contacto con nuestros semejantes y con la naturaleza, presente problemas que alteren la vida normal, el rendimiento escolar, la atención y, en el caso de los estudiantes, las calificaciones .

Con la participación de los propios estudiantes y de sus padres, se logran detectar problemas que apenas comienzan y se evitan así complicaciones futuras.

Precisamente, lo que buscamos es prevenir las dificultades en el proceso auditivo, eliminando o reduciendo los factores que interfieren en la adquisición normal y el desarrollo de las habilidades de la comunicación, asumiendo que los problemas de comunicación y, específicamente, de audición se desarrollan en etapas progresivas de incapacidad creciente , dice Irma Carvajalino.

Lo primero que se aconseja es estar atentos a ciertas señales de alerta o manifestaciones claras de que existen problemas auditivos. Es decir: cuando se llama continuamente al estudiante y no contesta, siempre toca hablarle más fuerte, no responde a sonidos como el timbre, pitos o golpes fuertes; escucha radio o televisión a un volumen muy alto y la pronunciación del lenguaje es muy defectuosa.

En estos casos lo que se debe hacer es acudir a un especialista, sea otorrinolaringólogo o audiólogo, para que estudien las causas y descubran, a tiempo, una posible enfermedad en los oídos.

En cuanto a los hábitos de higiene, los especialistas en el tema aconsejan un aseo diario, con agua tibia y secarse bien con la toalla. No son muy amigos del uso de copitos o de sustancias que se colocan en el oído, por automedicación, menos aun de objetos extraños como ganchos, lápices o esferos. Cualquier medicamento debe ser previamente formulado.

Tampoco aconsejan el uso de wolkman. Aseguran que utilizarlo diariamente, y a un volumen alto, produce más de un problema; y, lastimosamente, de seguir así la juventud tendrá grandes anomalías auditivas en un futuro.

Es importante, además, no exponerse demasiado a ruidos intensos como fábricas, discotecas, aeropuertos; no sonarse fuertemente. Hay que soplar primero por una fosa nasal y luego por la otra , dice Carvajalino.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.