REGAÑO INTERNACIONAL A FARC

REGAÑO INTERNACIONAL A FARC

Un duro y contundente jalón de orejas le dio ayer Human Rights Watch (HRW) a las Farc.

10 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Un duro y contundente jalón de orejas le dio ayer Human Rights Watch (HRW) a las Farc.

La Organización, una de las ONG más importantes del mundo, le envió una carta-informe de más de 20 páginas al jefe del grupo guerrillero, Manuel Marulanda Vélez .

Human Rights Watch responsabiliza a Marulanda ante la comunidad internacional por las acciones de sus combatientes y por las graves y continuas violaciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) .

En concreto, hemos llegado a concluir que las Farc son responsables de asesinatos y secuestros de civiles, tomas de rehenes, uso de niños soldados, celebración de seudo-juicios, tratamiento cruel e inhumano de combatientes capturados y desplazamiento forzado de civiles , dice la carta.

Además, continúa la misiva que ayer fue difundida en Alemán y Francés por toda Europa, las fuerzas de las Farc continúan empleando armas prohibidas, tales como cilindros de gas que causan estragos indiscriminados y provocan terribles heridas.

También siguen atacando a trabajadores e instalaciones médicas, violando flagrantemente el Derecho Internacional Humanitario y las normas más básicas de respeto por la vida humana .

Según HRW, se examinó la conducta de las Farc en función de las normas del DIH, sobre todo del artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y del Protocolo II adicional a esos convenios, que son ley colombiana.

Ninguno de estos principios del Derecho Internacional Humanitario es negociable. Al contrario, imponen obligaciones legales vinculantes a las Farc por ser parte en el conflicto armado de Colombia.

Comandante Marulanda, tanto usted como su organización deben respetar plenamente y sin condiciones estos instrumentos, y le instamos a que haga público su compromiso en este sentido. Debe ordenar a las fuerzas de las Farc que respeten escrupulosamente estas normas tanto dentro de la zona (de distensión) como en el resto de Colombia , afirma en la carta José Miguel Vivanco, director de HRW para América Latina.

De acuerdo con Vivanco, las Farc le dijeron a un grupo de investigadores de la ONG enviado a la zona de despeje, el año pasado, que no se sentían obligadas por el DIH, pues ellas no lo habían aceptado expresamente.

Además, dijeron las Farc, el DIH representaba intereses elitistas y no era apropiado para el contexto colombiano, pero que aún así cumplían con una buena parte del Protocolo II.

Sin embargo, para Vivanco, los argumentos de las Farc plantean un sin sentido. Discrepamos categóricamente con la propuesta de que los principios del Derecho Internacional Humanitario son opcionales, como una especie de menú del que las partes en conflicto pueden elegir. La posición de las Farc no tiene fundamento en el derecho internacional , se concluye en la carta.

Según HRW, las Farc deben comprometerse públicamente a permitir inmediatamente el funcionamiento de un sistema de observación independiente nacional e internacional dentro de la zona (de distensión) .

Las insta a adoptar cuanto antes medidas efectivas , que permitan supervisar el cumplimiento de una política de respeto al DIH para prevenir que se sigan cometiendo graves abusos.

Los aproximadamente 90.000 habitantes de los cinco municipios de los departamentos de Meta y Caquetá que integran la zona no fueron consultados antes de su establecimiento, en noviembre de 1998, y no se establecieron mecanismos especiales para proteger sus derechos tras la retirada de la Policía, las Fuerzas Militares y las autoridades judiciales , afirma la misiva a Marulanda .

En el documento, que describe uno a unos los delitos contra el DIH que cometen las Farc a diario (ver recuadros), HRW se muestra especialmente preocupada por la participación del grupo guerrillero en el asesinato del congresista Diego Turbay Cote y de otras seis personas en las afueras de Florencia, Caquetá, el 29 de diciembre del año pasado.

Aunque HRW menciona que las Farc ha negado su participación en el homicidio, destaca información contundente de la Fiscalía que las señala como autoras del mismo.

También la Organización No Gubernamental les pide a las Farc que liberen de inmediato y sin condiciones a todos los retenidos, suspendan el reclutamiento de menores y cesen los ataques con armas no convencionales, entre otras cosas.

A pesar de la reprimenda a las Farc, HRW reconoce como un paso positivo la reciente liberación de policías y soldados y otras iniciativas encaminadas a ponerle fin al conflicto armado.

El informe, y las acusaciones de HRW se sustentan en varias visitas que miembros de la ONG hicieron el año pasado a la zona de despeje, entrevistas con líderes de las Farc, con víctimas y testigos, al igual que en múltiples fuentes públicas y privadas a lo largo de más de un año de investigaciones.

Las frases de Vivanco.

Así se refirió ayer a las Farc el director para América Latina de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, durante la rueda de prensa en la que presentó la investigación de la ONG sobre el grupo guerrillero.

- La actitud de las Farc es utilizar el DIH en términos oportunistas y muy poco serios .

- Sobre el acuerdo humanitario: Las negociaciones de paz con las Farc no han afectado en lo más mínimo su conducta. Su motivación es más de relaciones públicas que encaminadas a ponerle fin al conflicto armado .

- Sobre Marulanda y el secretariado: son responsables de manera directa por los abusos de sus combatientes.

- Vivanco los invitó a observar con sumo cuidado el desarrollo reciente de la justicia internacional y casos como el de Slobodan Milosevic y Augusto Pinochet.

Las exigencias de Human Rights Watch.

- Liberar inmediata e incondicionalmente a todos los rehenes (secuestrados), garantizando su regreso a salvo con sus familias.

-Cesar el uso de niños soldados y establecer mecanismos para su desmovilización inmediata. Dictar instrucciones a todas las fuerzas de las Farc para que no se reclute ni se movilice como combatientes a niños soldados en el futuro.

-Cesar la celebración de pseudo-juicios, que carecen de las garantías mínimas del debido proceso.

-Garantizar que todos los combatientes capturados, entre ellos policías, soldados y miembros de grupos paramilitares, reciban un trato humano, que incluya atención médica adecuada y puedan regularmente recibir visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

-Cesar todo empleo de armas indiscriminadas, tales como los cilindros de gas.

-Cesar totalmente los ataques y las amenazas contra trabajadores e instalaciones sanitarias, incluidas las ambulancias, los hospitales y las clínicas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.