FAMILIA CAMPESINA PRESERVA RIQUEZA ARQUEOLÓGICA

FAMILIA CAMPESINA PRESERVA RIQUEZA ARQUEOLÓGICA

Orgullosa de estar en contacto con las huellas dejadas por los antepasados Muisca, la familia de don José María Parra Neisa, en Samacá, vive entre vestigios de lo que pudo ser un cementerio anterior a la época Cristiana.

28 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Desde hace dos décadas, los Parra Parra, se instalaron en la finca La Esmeralda de Samacá (vereda Tibaquirá, sector El Venado), y a parte de las labores agrícolas, se dedicaron al rescate de los objetos Muiscas que fueron sepultados desde hace más de dos milenios en esa área del valle de Samacá.

Hoy gran parte de las piezas encontradas en el entorno de la vivienda de los Parra, reposan bien conservadas entre vitrinas ubicadas en un rincón de la sala, donde son visitados por arqueólogos, historiadores y curiosos.

Para fortuna, los Muisca guardaron celosamente las muestras de su cultura en el tunel del tiempo encontrado por los Parra, quienes han garantizado el estudio de los objetos para la historia de la humanidad. Las vasijas, torteros, guijarros y fragmentos de esqueletos rescatados por esta familia tendrán contacto con futuras generaciones.

Lo que causa asombro es la actitud que asumieron los vecinos de la familia Parra, quienes hallaron es sus predios objetos - tal vez del periodo Muisca- y en lugar de conservarlos para la investigación y el patrimonio histórico y cultural de la humanidad, los han tomado de la madre tierra y lanzado a la quebrada , para que el rastro del pasado se pierda y así negar la historia a sus herederos.

Los Parra y la Historia La primera experiencia que les podía dar pistas de la época y la cultura con la cual habían tenido su encuentro, la obtuvieron del sacerdote Dominico, Miguel Santa María Puerto, quien los visitó en 1980 y llevó fragmentos de los vestigios encontrados a Francia, para ser analizados.

El sacerdote murió hace 5 años convencido de que los diseños que contienen algunas de las vasijas, fueron parte del contacto de los judíos con este territorio y lo escribió en dos revistas que llamó Apologética de los Ostrakones, en una de ellas publicó una carta escrita por un francés, que desmintió su tesis. Nunca lo supo, tal vez, por que no tradujo el mensaj

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.