LAS CRISIS DE EMERGENTES NO DESVELAN A BUSH

LAS CRISIS DE EMERGENTES NO DESVELAN A BUSH

El gobierno del presidente George W. Bush no ve necesidad de una respuesta de emergencia a la ola de volatilidad financiera que se está produciendo en el mundo en desarrollo.

10 de julio 2001 , 12:00 a.m.

El gobierno del presidente George W. Bush no ve necesidad de una respuesta de emergencia a la ola de volatilidad financiera que se está produciendo en el mundo en desarrollo.

Funcionarios estadounidenses dicen que ven la actual turbulencia, que va desde Argentina a Suráfica, pasando por Turquía, principalmente como una serie de crisis nacionales fortuitas. Los citados funcionarios no creen que los inversionistas estén tan nerviosos como para amenazar al sistema financiero global huyendo en masa de los mercados emergentes, un fenómeno conocido como contagio financiero.

En lugar de eso, el equipo de Bush tiene fe en las indicaciones provisionales según las cuales la economía estadounidense se está recuperando, lo que contribuirá a reanimar las principales economías en desarrollo.

Simplemente no hay evidencia de un contagio automático , dijo John Taylor, subsecretario del Tesoro estadounidense para asuntos internacionales. Creo que debemos tomar eso como una buena señal. Pero claro, estaremos observando los mercados cuidadosamente .

En particular, el equipo de Bush esta pendiente de los mercados financieros de México para asegurarse de que los problemas en Argentina y Brasil no se extiendan al norte. Aunque la desaceleración estadounidense está causando un impacto en México, funcionarios estadounidenses creen que las políticas económicas del país son coherentes y deberían aislarlo del pánico de los inversionistas.

El índice IPC de México ha subido un 19% en lo que va de año. En contraste, el índice Merval de Argentina cayó un 0,78% el lunes, y ha perdido un 11% en el año. Por su parte, el real brasileño marcó la semana pasada su nivel más bajo frente al dólar y cerró el lunes en US$0,40. El índice Bovespa de Sao Paulo ha cedido un 8,9% desde el comienzo del año.

El equipo del presidente George W. Bush ha criticado el entusiasmo de la anterior administración de Bill Clinton por los costosos rescates financiados por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un discurso hace dos semanas, el secretario del Tesoro Paul O Neill señaló que el exagerar la posibilidad de contagio lleva a intervenciones demasiado frecuentes debido a que, en efecto, nos convencemos de que no tenemos otra opción .

Pero el equipo de Bush ha tenido dificultades a la hora de seguir su línea teórica en la práctica. Preocupaciones estratégicas y económicas hacen difícil pasar por alto el que un gran país sucumba al caos financiero. Estados Unidos ya ha respaldado el paquete de rescate de US$19.000 millones del FMI para Turquía y otro paquete de US$13.400 millones para Argentina. Los dos países están aún luchando por mantenerse a flote y, algunos economistas temen que crearán tanta inquietud entre los inversionistas que las monedas caerán y las tasas de intereses subirán a lo largo de los mercados emergentes.

Algunos analistas creen que el gabinete estadounidense podría verse forzado a apoyar futuros préstamos del FMI, si la situación empeora en el mundo en desarrollo. Discretamente reconocen que un factor que contribuye al debilitamiento de la economía estadounidense es la debilidad en otras partes , dijo Robert Hormats, vicepresidente de Goldman Sachs International. Y mejor que respondan a la debilidad donde esta se produzca .

Durante la crisis financiera global de 1997-98 el apetito aparentemente insaciable de EE.UU. por importaciones ayudó a sacar al resto del mundo de problemas. Pero estos días, la estadounidense y otras economías están, o bien deprimidas, o camino hacia allá.

Los inversionistas que han perdido dinero en el mundo industrializado están incluso más nerviosos al pensar en la idea de arriesgar dinero en los países en desarrollo.

Por primera vez en mucho tiempo hay una desaceleración coordinada en el mundo desarrollado y señales de alerta en los mercados emergentes , dijo Nicolas Checa, director general de Medley Emerging Markets, grupo financiero y de asesoría política de Nueva York. Checa no cree que la situación haya alcanzado ya los niveles de crisis de los 90.

Taylor apuntó que el equipo económico de Bush piensa que la rebaja de impuestos y el recorte de tasas de la Reserva Federal están estimulando la economía estadounidense, lo que a su vez ayudará al mundo en desarrollo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.