Secciones
Síguenos en:
En TransMilenio no pueden llevarse paquetes grandes

En TransMilenio no pueden llevarse paquetes grandes

La Corte Constitucional le puso punto final a la discusión sobre qué puede llevar un pasajero en los buses del sistema TransMilenio.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de noviembre 2010 , 12:00 a. m.

En un fallo de tutela, le advirtió a un usuario que protestaba porque no lo dejaban subirse a los articulados con un carro metálico, que debe respetar el derecho de los demás pasajeros a viajar de la manera más cómoda posible (dentro de las incomodidades propias de un medio de transporte masivo) y que tiene que atender cabalmente el manual de convivencia establecido para el sistema, si quiere usarlo.

El hombre aseguraba que tenía problemas de salud y que por eso movía un “canastito metálico con ruedas” en el que llevaba “libros de estudio, algunos objetos pequeños de trabajo y alimentos”.

TransMilenio le prohibió varias veces el acceso porque ese tipo de carros incomoda a los otros pasajeros en las estaciones y los buses. La norma, explicaron los representantes de la empresa, exige que los usuarios no transporten elementos grandes, metálicos y con filo, para evitar lesiones o daños a terceros, y para no obstaculizar la entrada y la salida. La Corte Constitucional avaló las normas que señalan que una persona puede usar el transporte público llevando una maleta de mano, un morral u otros elementos pequeños. No permitir el ingreso de quienes llevan grandes paquetes, dijo, no es un abuso ni una imposición ilógica. Argumentos de la Corte Los magistrados encontraron que “esta regla no es desproporcionada, si se tiene en cuenta que cada bus articulado tiene capacidad para 160 personas (...) Si cada una de ellas llevara consigo un paquete grande o de tal tamaño que obstaculice el paso de los usuarios del transporte masivo, se perturbaría en forma grave el servicio”.

Según la Corte, “existen limitaciones legales válidas para hacer uso del derecho a la libre locomoción, las cuales, en este caso, van dirigidas a que la prestación del servicio del Sistema TransMilenio se enmarque en las reglas de igualdad, tranquilidad, buen comportamiento, solidaridad, seguridad y convivencia ciudadana”.

Por todo eso, los magistrados incluso le hacen una sugerencia al demandante, si insiste en moverse con su “canastito con ruedas”: que camine.

Aunque se trata de una demanda puntual contra TransMilenio, la determinación de la Corte Constitucional aplica para todos los sistemas masivos de transporte en el país.

Buses, sin vendedores .

A partir de junio de 2011, cuando empiece a funcionar el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), desaparecerán los vendedores ambulantes que hoy ofrecen toda clase de productos en los buses de la ciudad. Así está establecido en el contrato que firmarán los operadores y el Distrito el próximo 17 de noviembre. La responsabilidad de hacer cumplir esta obligación recaerá directamente en los operadores. Sin embargo, el Distrito implementará inspectores de ruta, iguales a los que vigilan hoy en TransMilenio. Habrá multas en caso de que los operadores incumplan esta medida. Javier Hernández, gerente del SITP, explicó que “el Distrito les descontará el monto de la multa directamente de la remuneración que les genere la operación”. La Secretaría de Desarrollo Económico y la de Movilidad ya trabajan en un plan para ofrecer alternativas laborales para estos vendedores. Martha Hernández, subsecretaria política sectorial de Movilidad, explicó que ya se realizó un primer censo, en el que se detectaron 1.340 personas que hoy viven de las ventas ambulantes en los buses. De ellos, el 72 por ciento tienen entre 18 y 35 años. El Instituto para la Participación de la Economía Solidaria (Ipes) será el encargado de capacitarlos y asesorarlos en la creación de microempresas.

90 cm, el límite en Barranquilla.

Según el manual de operaciones de Transmetro, se admiten paquetes no superiores a los 90 centímetros de alto por 60 de ancho, los cuales pueden ser ingresados por debajo de la barrera de control de los pasajeros. De otra parte, Rubi Rubio, subgerente de comunicaciones del sistema de transporte masivo, explicó que está prohibido conversar con los conductores, que no se permite el ingreso de personas armadas, ni en estado de embriaguez, así como el de vendedores ambulantes.

Paquetes malolientes, prohibidos en Cali.

En los buses del Masivo Integrado de Occidente (MÍO), en Cali, se permite llevar maletas o paquetes de mano, pero hay condiciones.

Una de ellas es que sean manejables y que no pongan en riesgo a los demás viajeros. Por ejemplo, se prohíben las maletas con elementos que tienen filo o son cortopunzantes, que estén chorreando alguna sustancia, que sean químicos o que despidan malos olores, porque se trata de un espacio cerrado y con aire acondicionado.

Un funcionario de este sistema de transporte recuerda que, en una ocasión, un pasajero llegó con un paquete de 1,40 metros de alto por 80 centímetros de ancho, en el que llevaba unos cojines. Se le pidió que esperara un vehículo con bajo número de pasajeros.

Se ampliarán cinco estaciones críticas.

Cinco estaciones que hoy presentan flujo excesivo de pasajeros serán ampliadas en el primer semestre del 2011. Se trata de las estaciones Escuela Militar, Campín, Virrey, calle 85 y calle 100. En estas obras de ampliación se invertirán 11.000 millones de pesos y beneficiarán a más de 120.000 pasajeros.

Desde ayer empezó a operar en la troncal de la 80 un nuevo vagón, que integra las estaciones de la carrera 77 y de La Granja.

En Medellín y Pereira, solo equipaje de mano.

El Metro de Medellín, desde que comenzó a operar hace 15 años, estableció manuales que prohíben el transporte de equipajes o maletas que no sean fáciles de llevar en las manos. Tampoco se permite la comercialización de ningún producto en sus vagones. Estas decisiones nunca suscitaron polémicas porque hicieron parte de la sensibilización que se hizo con la comunidad antes de que entraran a operar los sistemas en lo que aún llaman ‘Cultura Metro’.

Por otro lado, en el Megabús de Pereira, desde su inicio de operaciones hace 4 años, está contemplado que el pasajero no puede ingresar a los buses articulados o alimentadores con equipaje voluminoso, bultos o cajas grandes.

Según Julio Bayona, jefe de Comunicaciones de Megabús, sí se permiten maletas pequeñas y morrales. El funcionario explicó que los taquilleros y los auxiliares de Policía ejercen este control y que, de presentarse algún inconveniente, deben reportarlo al Centro de Operaciones, desde donde determinan si les dan o no autorización para subirse al bus con el artículo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.