Secciones
Síguenos en:
Cuatro décadas de rebeldía en el cine

Cuatro décadas de rebeldía en el cine

“Me siento afortunado de haber sido un hombre de cine toda mi vida”, dijo el caleño Luis Ospina en la noche de entrega de los Premios Macondo, el pasado 21 de octubre, cuando recibió el reconocimiento a ‘Toda una vida’.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de noviembre 2010 , 12:00 a. m.

El director artístico del Festival de Cine de Cali –que termina mañana– ha pasado por muchos de los oficios cinematográficos –ha sido productor, montajista, sonidista, camarógrafo y, en contadas oportunidades, actor–, pero también ha sido cronista cinematográfico, profesor (“aunque siempre he pensado que lo que más educa es el mal ejemplo”, dice), cineclubista y, en mayúscula, cinéfilo.

Director de más de 30 documentales y de dos largometrajes (Soplo de vida y Pura sangre), Ospina, de 61 años, ha sido siempre un rebelde. Lo fue desde sus años de estudio en la Universidad de California UCLA, donde se grabó durmiendo –fueron 10 horas de sueño comprimidas en tres minutos de película– y en los años del Cine Club de Cali con Andrés Caicedo y Ramiro Arbeláez, entre muchos otros: “El Cine Club de Cali fue, de alguna manera, hijo del sentimiento de rebeldía que pululaba en la Universidad del Valle, en la sede de San Fernando”, comenta Arbeláez.

La rebeldía de Ospina quedó absolutamente clara en Agarrando pueblo (1978), una película de ficción que simula ser un documental y que critica con humor y severidad la explotación de la miseria que hacen los realizadores en esta parte del mundo. “Agarrando pueblo fue un momento muy clave de mi vida y también, el año en que se suicidó Andrés Caicedo. Así mismo, fue la última película que hice en codirección con Carlos Mayolo”, comenta Ospina, en su apartamento en Bogotá, ciudad a la que se mudó hace 16 años porque sentía que se estaba “volviendo un personaje típico”. Cuatro años después de Agarrando pueblo, Ospina rodó Pura sangre. “Es una combinación de la leyenda urbana del ‘monstruo de los mangones’ –las víctimas eran niños violados y a asesinados a los que a veces se les encontraba un hueco en el corazón– y de crónica roja”, agrega el director. Aunque el vampirismo, argumento de Pura sangre, lo obsesionó, Ospina declara que los dos temas que atraviesan su filmografía son la memoria y la ciudad. Por eso, hacer un festival de cine en Cali le resulta pertinente. Es –quizᖠcomo sembrar nuevamente en una ciudad que fue absolutamente cinematográfica y que está recuperando su vigor. “Para mí, armar un festival es también hacer cine. Es como hacer varias películas al mismo tiempo”, comenta Ospina.

Cierre de actividades.

En diez días de actividades, el festival que dirige Luis Ospina exhibió 324 películas, entre ficciones, documentales, filmes experimentales y de arte. Hoy, a las 10 a.m., el cineasta venezolano Diego Rísquez ofrecerá una conferencia sobre dirección artística en la Cámara de Comercio. En ese mismo espacio, entre las 2:30 y las 4:30 p.m., tendrá lugar el panel 'Andrés Caicedo', en el que participarán, entre otros, Óscar Campo, Luis Ospina, Alberto Fuguet y Miguel González

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.