Secciones
Síguenos en:
Obama perdió la Cámara, pero conserva el Senado

Obama perdió la Cámara, pero conserva el Senado

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de noviembre 2010 , 12:00 a. m.

WASHINGTON (AFP-Efe-Reuters). El presidente estadounidense Barack Obama y su Partido Demócrata sufrieron ayer un voto de castigo a manos de los republicanos que, según los sondeos a boca de urna, se apoderaron de la Cámara de Representantes en los comicios para renovar el Congreso. Pero, al cierre de esta edición, no lograban hacer lo mismo con el Senado.

Tras menos de dos años de gobierno de Obama, los republicanos le dieron un vuelco al Poder Legislativo, al arrebatar al menos 50 escaños a los demócratas en la Cámara de Representantes (435 escaños en total), según las proyecciones de los medios de comunicación. Los republicanos pasarían de 178 a un mínimo de 228 escaños; y los demócratas, de 255, pasarían a alrededor de 200.

Los demócratas parecían, sin embargo, a salvo de una debacle parecida en el Senado, donde los republicanos no lograban arrancar los 10 escaños necesarios para cambiar de manos, siempre según las proyecciones iniciales.

Los republicanos, que llegaban a los comicios con 41 de los 100 escaños del Senado, necesitaban arrebatar a los demócratas 10 asientos para poder hacerse con el control de la Cámara Alta, pero éstos han logrado quedarse con escaños clave, lo que hace casi improbable que los republicanos conquisten estados que se consideran seguros para los del partido en el poder.

“Llevo desempleado casi un año. Voy a votar por (Marco) Rubio porque necesito un trabajo y estoy seguro que no lo voy a encontrar con los demócratas”, explicó, antes de votar, Tom Gutiérrez, de 41 años, en Miami.

¿Peligran reformas? La Casa Blanca anunció una rueda de prensa del Presidente para la tarde de hoy. Tradicionalmente, el partido en la Casa Blanca pierde escaños en el Congreso en las elecciones de medio mandato. Pero la derrota en esta ocasión ha sido amplia y particularmente dolorosa en la Cámara.

Obama había conseguido en poco más de año y medio aprobar una reforma de los servicios de la salud, lanzar un amplio programa de gasto público para sostener a la economía que perdía centenares de miles de empleos al mes, y aprobar otra reforma financiera de gran calado, para evitar crisis futuras.

Los votantes han mostrado su enojo por una tasa de desempleo cercana al 10 por ciento, por una deuda pública en números récord y una guerra en Afganistán que amenaza con prolongarse, a pesar de las promesas del Presidente.

Los republicanos han prometido para empezar que revocarán la vasta reforma de la salud y recortarán drásticamente el gasto público. Un 64 por ciento de los estadounidenses cree que el país va por mal camino, según la firma Rasmussen.

Capítulo aparte merece el Tea Party, un movimiento ultraconservador que logró abrirse paso en el Congreso con la elección de sus candidatos estrella y consolidarse como una influencia a tener en cuenta en las elecciones presidenciales de 2012. Rand Paul, que ganó un escaño al Senado por Kentucky, y el cubanoamericano Marco Rubio, por Florida, son las dos grandes estrellas del Tea Party que han logrado su propósito.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.