LA ACTITUD DE COLOMBIA

LA ACTITUD DE COLOMBIA

Coincidí con Francisco Maturana cuando en mayo dijo que Colombia debía ganar la Copa América. Aún sigo pensando lo mismo. Y creo que él también, pese a sus recientes y distraídas declaraciones, en las que habla de luchar por una Copa, pero no ganarla.

11 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Coincidí con Francisco Maturana cuando en mayo dijo que Colombia debía ganar la Copa América. Aún sigo pensando lo mismo. Y creo que él también, pese a sus recientes y distraídas declaraciones, en las que habla de luchar por una Copa, pero no ganarla.

Variar los compromisos o, en el peor de los casos, evitarlos, no es propio de Maturana. Por eso, resultan confusas sus actuales respuestas sobre esfuerzos y entregas, pero no de títulos. Y un título, de la Selección de Mayores, es lo que necesitamos. El resto son solo fugaces intentos y sin el peso suficiente para hacer historia. Esa que nos hace falta.

La Copa América que se inicia hoy se debe ganar. Sin reparos, sin excusas y sin endosos de responsabilidades. Porque si en mayo era posible, no veo por qué hoy no se pueda. Más cuando casi todo sigue igual en Colombia. Todo, menos su anterior técnico, afortunadamente.

Del joven grupo de Colombia me gusta su actitud. Serena a la hora hablar de compromisos y explosiva en el momento de enfrentarlos. Iván Ramiro Córdoba, por ejemplo, solo habla de ser campeones. Bien por él y por lo que pueda hacer por un grupo en donde Córdoba se destaca por la experiencia. Tan distinta a la Freddy Rincón, hoy apacible y perezosa.

Pero hay más en esta Colombia de Maturana. Oscar Córdoba y su buen y casi eterno momento. Un líder de generosas virtudes, que no solo tapa el cielo sino que piensa y habla bien. Con respeto e inteligencia a la hora de criticar y discutir, con poca soberbia a la hora reconocer fallas.

Hoy, contra Venezuela, habrá que esperar mucho de Colombia. Habrá que ver qué tiene entre cejas Maturana, qué su ángel de la guarda y consentido Giovanni Hernández, y qué un tipo como Víctor Hugo Aristizábal, que regresa a donde su viejo amigo.

En todos confío. En Francisco Maturana, porque sabe su oficio. En los Córdobas, principalmente, en Yepes y en Castillo. En muchos otros. Hoy tan comprometidos con una Colombia que necesariamente debe ganar la Copa América. Sin excusas, por supuesto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.