LITERALÚDICA

LITERALÚDICA

Literaturas de América Latina El poeta Harold Alvarado Tenorio ha escrito una obra a su imagen y semejanza: voluminosa, inteligente, subjetiva, crítica, erudita, irónica y especialmente polémica. Literaturas de América Latina, más de mil páginas en tres densos volúmenes, editados por la Universidad del Valle, es sin duda el más ambicioso trabajo en torno a la búsqueda de la identidad de un continente a través de algunos de sus más representativos cultores de la palabra, porque a pesar de los constantes intentos de configurar un gran texto histórico y analítico de la expresión escrita de este lado del mundo, quizá sólo existan los gruesos antecedentes de la Historia de la Literatura Española e Hispanoamericana, trabajada por Ramón D. Pérez y editada por Sopena en 1947, y la publicada muchos años después, en Nueva York, por Enrique Anderson Imbert y Eugenio Florit, con el título Literatura Hispanoamericana.

15 de octubre 1995 , 12:00 a.m.

Construida con la precisión arquitectónica y musical de quien levanta un edificio a prueba de guerras y terremotos, o del autor consciente de haber plasmado la partitura de una sinfonía que provocará controversias, la obra de Alvarado es una constante y larga ruta de sorpresas de todo tipo, como que genera desde la gratificante emoción del hallazgo de una exquisita selección de textos, hasta la soberbia reacción de quienes no están de acuerdo con los nombres escogidos o con las dimensiones que otorga el autor a determinadas obras y personajes, evidentemente persignados o estigmatizados desde su gusto y parecer individual.

Harold Licenciado en Letras de la Universidad del Valle; Doctor en Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid; Profesor titular de la Cátedra de Literaturas de América Latina y Director del Departamento de Literatura de la Universidad Nacional lo sabe bien y lo proclama desde el prefacio: He tratado de dar cabida a las tendencias y movimientos literarios más conocidos, fuesen o no de mi gusto y aceptación (luego, el lector rabiará, cuando descubra el sentido mordaz de esta afirmación). Que muchos autores considerados dignos de aparecer en un libro como este, no hayan sido estudiados, mencionados o relacionados, no ha sido un capricho de mi parte, sino resultado de mi ignorancia, la mala fortuna, el tiempo o las circunstancias (aquí, el lector vuelve a reír). Pido a ellos, estén vivos o muertos, perdón. Ya habrá quien haga justicia. Ningún buen escritor ha quedado oculto o rezagado en el río del tiempo (Sí, señor, tiene toda la razón) .

Yo no tengo la menor duda que de este notable trabajo literario de nuestro poeta, ensayista, catedrático y crítico, será un suceso en todo el continente, tanto por el rigor y el conocimiento nutridos durante toda una vida de entrega a la lectura y el análisis, y más de diez años de tarea constante para configurarlo y pulirlo, cuanto por las presencias y ausencias de sus protagonistas; sin olvidar que el almíbar y el veneno, que en sabias dosis equilibran el criterio medular de su enciclopedia , servirán para suscitar reacciones absolutamente necesarias para que algún día despierte enérgico el interés por nuestras literaturas: atizar la candela, promover la polémica, poner en su sitio a los farsantes y en el suyo a los escritores y poetas que son y, sin embargo, no están, por obra y desgracia de la perpetua Patria Boba.

Por lo pronto, en Colombia, se prendió la pelea. El libro gordo de Harold, que comienza con José Joaquín Fernández de Lizardi y termina con Umberto Valverde, que va desde la Declaración de Independencia Intelectual (hace más de 200 años) hasta este fin de siglo que vivimos, hace gozar a unos y enardecer a otros, pero eso no sólo es obvio sino parte de la literalúdica criolla. Al final, vale la pena subrayar y releer la sentencia del editor Jaime Galarza, Rector de la Universidad del Valle, quien recuerda que esta obra polémica, hermosamente escrita, pretexto para recrear una escritura aguda, marcará una fecha en la historia del ensayo crítico entre nosotros .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.