ALEGRÍA Y BELLEZA PARA LA BOGOTÁ CUMPLEAÑERA

ALEGRÍA Y BELLEZA PARA LA BOGOTÁ CUMPLEAÑERA

Aunque en este tema los apetitos son diversos, sí hay una coincidencia en los sitios que la gente considera espacios de reunión en la ciudad.

30 de junio 1996 , 12:00 a.m.

La rumba tendría mil caras Piden mariachis en el parque El Salitre, una gran rumba con orquestas en el parque Nacional; un gran bazar, una misa campal y una gran reunión de todos los bogotanos en la plaza de Bolívar, toros en la plaza de toros y muchas orquestas en el estadio El Campín, una gran fiesta en el parque de los enamorados y en general conciertos en los parques. Uno dijo que: me gustaría que pusieran a Amparo Grisales a repartir la torta en la Plaza de Bolívar y otro que en cada casa se hiciera la celebración .

En cuanto a los artistas que protagonizarían esos conciertos las opiniones también son plurales: Carlos Vives, Shakira, Ekimosis, el Grupo Menudo y Kinito Méndez. todas las orquestas de Colombia, un concierto de salsa, presentaciones en los parques de la Sinfónica, la Filarmónica y la Banda Nacional. Además, varias voces piden otro festival de Rock al Parque.

Algunos preferirían que ese día la ciudad se transformara en Río de Janeiro con un carnaval multicolor, participar en un desfile desde Unicentro hasta la Plaza de Bolívar o en un concurso de cometas, hacer parte de una cabalgata o de una fiesta de disfraces o de espumas.

Otros prefieren vivir ese día la emoción del fútbol con un clásico entre Santa Fe y Millonarios, un partido entre América y Millonarios o con partidos de fútbol en todos los barrios.

Otros más quisieran que ese día, excepcionalmente, se presentaran buenos programas de televisión, que no hubiera radio, televisión, ni transporte, para ver la verdadera Bogotá , o que no hubiera ninguna noticia mala, ni en los periódicos, ni la radio, ni la televisión .

Un alto porcentaje quiere que el 6 de agosto sea declarado Día Cívico. Algunos conchudos quieren que la declaratoria dure 2 días y los más zanahorios dicen que les gustaría celebrarlo trabajando, suficientes festivos hay para que inventemos uno nuevo .

En general los zanahorios y los antizanahorios se pelearon la bocina de la Línea T. Mientras algunos piden un día zanahorio, en el que el cielo este cubierto de globos, amarillos, azules y rojos, y que se repartan estos tubérculos anaranjados entre los seis millones de habitantes; otros piden levantar la Ley Mockus para armar una rumba sin fin, y quisieran ver el cielo lleno de pólvora y teñido por los fuegos artificiales.

Una franja representativa se inclinó más por los programas histórico-culturales: uno solicitó que el 6 de agosto todos los teatros, salas y museos estuvieran totalmente gratis para toda la ciudadanía . También se presentó una solicitud de rebaja en los artículos para niños.

Regalarles a los niños de las escuelas públicas de Bogotá un recorrido por los museos y sitios de interés, con el fin de que ellos se documenten de cómo fue y cómo es la ciudad. Luego convocarlos a un concurso de caricaturas, cuentos y dibujos animados sobre cómo les gustaría que fuera la ciudad y plantear soluciones a los problemas de la ciudad creando en ellos la curiosidad. El premio sería celebrar con la gente pobre .

Otros pidieron que ese día todo el mundo ice la bandera, que suenen todas las campanas de las iglesias de la ciudad a las 6 de la mañana, a las 12 del día y a las 6 de la tarde, que la gente se anime a visitar los monumentos, que se haga un carnaval que describa como es Bogotá y que se relate la vida de Gonzalo Jiménez de Quesada, entre otros.

Recopilando los valores de la Santafé antigua y con materiales reciclables, volver a hacer el tranvía y las costumbres , decía uno de los mensajes. Con un desfile de carrozas por los barrios más antiguos de la ciudad , que los niños de cada fundación hagan una presentación especial de como fue la fundación de Bogotá y sacando una revista que contenga toda la historia de la cultura de nuestra ciudad, que para esto contribuyan EL TIEMPO, El Espectador, y la Alcaldía .

La vinculación de la educación con la celebración del cumpleaños de Bogotá fue destacada por muchos que dijeron que cada colegio y cada universidad debían organizar actividades especia es para ese día. Que les gustaría ver un desfile de las bandas de los colegios o que organizaran comparsas.

Que hubiera mucho silencio dijo otra persona. Varias manifestaron que el no ruido sería una forma de celebrar.

Mañana: los que piden la renuncia de Mockus y se preocupan por la inseguridad y las calles.

La ciudad podría ser más agradable -Que cada habitante haga el aseo en el frente de sus casas. El que no lo haga pagará 20.000 pesos que estarán dirigidos a los indigentes. Los mismos vecinos serán los jueces.

-Con un decreto que obligará a todas las personas a mantener limpio el frente de las casas.

-Que nadie botará un papel a la calle, haciendo de Bogotá una ciudad limpia.

-Que hicieran un concurso del barrio más limpio.

-Lavando las fachadas de las casas y empresas de la ciudad.

-Limpiando todas las basuras del río Bogotá.

-Que toda la gente se reuniera para limpiar la ciudad y se viera linda.

-Poniendo adornos en todas las calles.

-Tener limpia toda la ciudad y a las 12 del día todos cantáramos el himno a Bogotá.

Con programación especial para los niños en todos los parques de la ciudad .

Hacer una caminata ecológica .

Que todos los estudiantes se dedicaran a ponerle una cara amable a Bogotá, sembrando plantas de ornamentación, árboles y aseando las calles, con la ayuda de la juventud .

Los mensajes recibidos a través de la Línea T, sobre cómo quisieran celebrar los ciudadanos los 458 años de Bogotá, constituyen una buena radiografía de sus gustos y disgustos Hablar de un cumpleaños número 458 es referirse a una celebración por todo lo alto, que tiene que ir más allá de unas felicitaciones y un brindis rutinario, más aún cuando son seis millones de personas las invitadas y las anfitrionas al mismo tiempo.

Por eso algunos habitantes de Bogotá piensan que la ciudad se merece una gran fiesta. Por lo menos así lo piensa la mayoría de las personas que respondieron al llamado de este diario y, a través de la Línea T, expresaron cómo les gustaría que se celebrara el cumpleaños de Bogotá el próximo 6 de agosto.

En una muestra de 360 llamadas se observó que la gente no se limita a quejarse por los problemas de la ciudad, sino que está dispuesta a hacer equipo para hacerla más limpia, hermosa y convivible. Sobresalen deseos de que haya más responsabilidad ciudadana, pero también mayor efectividad por parte del Estado, que también debe exigir que la gente gente respete la ciudad.

Por eso, aunque sobresale un espíritu alegre, que quiere carnaval, conciertos y diversión en grande, también se ve la preocupación por divulgar la historia y por vivir ese día una ciudad distinta, sin problemas, ruido, tráfico ni violencia.

Estos son algunos de los aspectos que más preocupan a las personas que respondieron a esta consulta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.