Secciones
Síguenos en:
El autogol del fútbol

El autogol del fútbol

Dicen que escoba nueva barre bien. Jairo Clopatofsky, el nuevo director de Coldeportes, anunció, el martes pasado, que “intervendría” a los clubes profesionales de fútbol que viven un ‘efecto dominó’ de paros y protestas de futbolistas que reclaman el pago de sus salarios.

Sin embargo, 48 horas después, el funcionario cambió su discurso por la reacción de los dirigentes de la Federación de Fútbol (Colfútbol) y del tajante y serio “Coldeportes va a intervenir en los clubes porque nos corresponde hacerlo”, pasó a un diplomático “vamos a trabajar unidos para buscar soluciones a la crisis”. La escoba nueva no barrió, a pesar de que en los últimos 20 días se han regado huelgas en Quindío, América, Caldas y Pereira.

El pasado domingo 22 de agosto, EL TIEMPO reveló que el 42 por ciento de los equipos que disputan el campeonato de la primera A incumplen obligaciones salariales. Según un recuento de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) -cotejado a esa fecha con los equipos-, América, Cortuluá, Santa Fe, Once Caldas, Quindío, Pereira, Cali y Real Cartagena no estaban al día con sus planteles.

Además, se informó que lo mismo ocurre con las nóminas de Juventud Girardot, Deportivo Pasto, Expreso Rojo, Centauros, Alianza Petrolera, Patriotas y Valledupar, todos de la primera B.

El que los clubes no paguen salarios (ni seguridad social ni impuestos ni parafiscales) no es nuevo. El viernes pasado, el Ministerio de la Protección Social informó que ha multado por el incumplimiento de sus obligaciones laborales y al sistema de seguridad social (entre el 2006 el 2009) a América, Millos, Huila, Medellín, Envigado, Once Caldas y Pereira.

El hábil Bedoya Desde hace lustros, es inocultable la fragilidad económica del fútbol nacional, que durante dos décadas, desde finales de los 70, vivió en gran medida de las toneladas de dólares provenientes del narcotráfico. Las terribles secuelas de la penetración de esos dineros calientes, más las malas gestiones directivas, tienen postrados y al borde de la desaparición a varios clubes emblemáticos del país.

Esta vez, con habilidad, Luis Bedoya, el presidente de la Federación de Fútbol, le quitó el impulso al nuevo director de Coldeportes al convertir el desastre económico y el sistemático incumplimiento de los equipos, en una simple confusión semántica del funcionario, que reculó en su anunciada “intervención estatal”, porque esas palabras espantan a la Fifa y pondrían al borde de la desafiliación internacional a nuestro balompié, que tiene la responsabilidad de organizar el Mundial Juvenil del 2011.

Coldeportes, desde hace años, se ha hecho el de la vista gorda a pesar de los balances maquillados de los clubes, sus deudas, sus millonarios pasivos, sus reiterados incumplimientos salariales, fiscales y parafiscales y les expide, año tras año, el reconocimiento deportivo que les permite operar y participar en los campeonatos de la A y la B.

Y ¿la salida...? Ahora, todas las fichas del fútbol profesional para enderezar sus finanzas están puestas en que en el Congreso de la República se apruebe un proyecto de ley que les posibilite el convertirse en sociedades anónimas (hay dos radicados, uno del Gobierno y otro del representante Simón Gaviria) que les permita conseguir inversionistas con un nuevo músculo financiero que levante el pesado lastre.

Resulta inaplazable la reestructuración de los equipos profesionales, ya para que sean esas sociedades anónimas o se puedan convertir en verdaderos clubes deportivos transparentes con millares de socios.

Por esas vías sus finanzas crecerían, sus equipos serían mejores, el nivel del fútbol elevaría, pues habría plata para contratar a técnicos y a jugadores que traerían calidad a jugadores jóvenes y al campeonato. Y esa trasformación es responsabilidad directa de la Federación y del Estado.

Coldeportes no puede seguir permitiendo que los clubes incumplan la ley y quedarse tan campante, como lo ha hecho desde hace años…

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.