Secciones
Síguenos en:
REGRESA CLINTON, EL POPULISTA

REGRESA CLINTON, EL POPULISTA

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, que ha salido de la Casa Blanca para dar la cara , ha comprobado que sus conciudadanos no están del todo felices con el arranque de su gobierno, pero aún así lo van a apoyar. Clinton, retomando su más puro estilo electoral, volvió el miércoles por la noche a lanzarse a la arena pública, emulando las conversaciones con el pueblo llano que lo llevaron a la Casa Blanca. Por medio de una reunión televisada con los ciudadanos en la ciudad de Detroit (Michigan), Clinton volvió a tomar, en directo, el pulso del país que preside.

Criticado a veces y aplaudido otras, el presidente comprobó que los estadounidenses creen que no fue buena idea dedicar la primera semana de su presidencia a debatir si los homosexuales deben o no formar parte del ejército y escuchó, además, lo que ya sabía: el pueblo no quiere que le suban los impuestos.

Sin embargo, a juzgar por los comentarios hechos tras la reunión, uno de los objetivos principales de esa asamblea era precisamente advertir a Estados Unidos de la subida impositiva que se le viene encima.

No puedo decirles que no van a contribuir de alguna forma a los cambios que tenemos que hacer , dijo Clinton ante su audiencia.

Clinton dijo ayer que su plan para reactivar la economía nacional incluye aumentos impositivos a las empresas y a la clase alta.

Necesito su apoyo y sus contribuciones dijo Clinton directamente a los ejecutivos que se reunieron en la Casa Blanca. Les pido que hagan lo que les corresponde .

Se anticipa que el programa contemplará aumentos en los impuestos sobre rentas para los más ricos, con ingresos de más de 200.000 dólares, y las grandes empresas.

El aumento impositivo para la clase media se llevará a cabo por medio de otras medidas como impuestos a la energía.

Se anticipa que el aumento para las corporaciones sea del 34 al 36 por ciento, dijeron fuentes del gobierno. El impuesto a la clase alta aumentará del 31 al 36 por ciento.

El presidente explicó en su reunión televisada que la deuda de Estados Unidos es 50.000 millones de dólares mayor que lo que se nos había dicho que era antes de las elecciones y, por lo tanto, la reducción del déficit va a necesitar esfuerzos adicionales.

A pesar de que con toda seguridad no era esto lo que su auditorio quería escuchar, el presidente, al decirlo, cumplió, según los analistas, con uno de los objetivos principales de esta reunión que era preparar el camino para próximos y decididos ajustes económicos.

De esta forma, el impacto del plan económico y del anuncio de subidas de impuestos a la clase media que Clinton hará el próximo día 17, en su primer discurso del Estado de la Unión, será mucho menor porque desde ayer todo el mundo se lo espera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.