Un recorrido por las maravillas del Caribe

Un recorrido por las maravillas del Caribe

Un litoral de 1.600 kilómetros con playas de arena blanca y mares azul turquesa, un macizo montañoso cubierto de nieves perpetuas y extensas sabanas son algunos de los atractivos del Caribe colombiano, conformado por los departamentos de La Guajira, Bolívar, Atlántico, Cesar, Magdalena, Sucre, Córdoba y San Andrés Isla, que tienen mucho que ofrecer a los turistas.

31 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

La Guajira Esta península es una tierra de 20.180 kilómetros cuadrados de sal y carbón, de cactus, de chivos y cabros, de macizos cubiertos de bosque de niebla, como la Serranía de Macuira y el Cerro de la Teta.

Su capital Riohacha, con el muelle turístico de 1.200 metros de longitud, construido en 1937, recibe a sus turistas con el monumento a Francisco El Hombre, símbolo de la música vallenata, el Valle de los Cangrejos, la Catedral de Nuestra Señora de los Milagros y el parque Coquivacoa.

Maicao, otra de sus poblaciones, es conocida como la vitrina comercial de Colombia y tiene la segunda mezquita más grande de Latinoamérica, ya que allí hay alta presencia árabe del país.

Manaure, por su parte, posee las salinas más importantes y extensas de Colombia y es rico en yacimientos de gas natural. Sus playas de Musichi son asentamiento de flamencos rosados. También está Uribia, la capital indígena de Colombia, y bajo su jurisdicción se encuentra el Cabo de la Vela, territorio famoso por su belleza e importancia mitológica, pues es considerada como la casa de Jeripa, dios de los Wayúu. Magdalena Santa Marta, su capital, seduce con un paseo por el Malecón, desde El Morro hasta la terminal marítima, luego, viene una parada en la Quinta de San Pedro Alejandrino, la última morada de Simón Bolívar, y la visita al Acuario, a 5 minutos en lancha desde El Rodadero, ese lujoso sector, atiborrado de hoteles, cabañas, restaurantes y discotecas.

El recorrido puede seguir en la Sierra Nevada de Santa Marta que, por su belleza paisajística y hábitat de los indígenas Arhuacos, conserva tradiciones y mitología. Otros sitios de interés son: Ciudad Perdida, el hallazgo histórico y arquitectónico más importante de Colombia y el Parque Tayrona.

Atlántico El gran protagonista de esta vasta llanura caribeña de 3.386 kilómetros cuadrados, sin duda alguna, es el río Magdalena, pues allí transcurre su último tramo desde el Canal del Dique hasta el rompeolas en Bocas de Ceniza, y convierte a su capital Barranquilla en una ciudad cosmopolita, abierta al mundo. Aquí se cultiva una de las manifestaciones culturales más importantes del Atlántico: El Carnaval de Barranquilla, que fue declarado Patrimonio Oral de la Humanidad por la Unesco.

Barranquilla, su capital es considerada también la Capital de la Costa Atlántica colombiana, tributo que la obliga a estar en permanente progreso.

Sus atractivos son muchos pero, como la Catedral Metropolitana María y Reina Auxiliadora, la Iglesia de San Roque, el edificio Plaza de la Aduana, el Museo Romántico, el Zoológico y el barrio El Prado, para admirar la bellísima arquitectura mudéjar. Otros lugares para visitar son Bocas de Ceniza, Puerto Colombia y la bahía de Santa Verónica.

Cesar Bañada por el río Guatapurí se levanta Valledupar, una ciudad de músicos, leyenda y ron, que dio origen a uno de los ritmos más auténticos de nuestro país: el Vallenato.

Esta capital es cuna del Festival de la Leyenda Vallenata, además es un importante centro para la producción agrícola, agroindustrial y ganadera. Si de arquitectura se trata, la recomendación es visitar las Casas Ilustres, donde se declaró la independencia de la Corona Española, la Plaza Alfonso López Pumarejo, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario y la Iglesia de la Concepción. Sucre Su capital Sincelejo está rodeada de exquisitos paisajes de sabanas y montañas, pero su fama se le debe a las Corralejas, fiestas semejantes a las corridas de toros, en las que la población se dedica a torear y a capotear a los novillos, al son de los porros y el vallenato. Allí puede conocer la Catedral San Francisco de Asís, el Parque Santander, el Teatro Municipal y la Plaza Majagual.

En su segunda ciudad, Corozal, conocida como la ‘Perla de la Sabana’, se pueden admirar sus casas neorrepublicanas. Tolú y Coveñas también hacen parte de sus atractivos.

Córdoba Reconocer a Montería, su capital, nada mejor que un paseo por el malecón, ese camino a orillas del río Sinú, cubierto de boques que alberga micos, ardillas y gran variedad de pájaros. Luego, se debe recorrer la ciudad moderna, para dejarse encantar por su arquitectura de vanguardia, claro, sin dejar de admirar sus construcciones clásicas como la catedral de San jerónimo.

Cereté es su más importante centro agropecuario, mientras que Ciénaga de Oro se distingue como centro de orfebrería. Lorica, por su parte, tiene gran valor arqueológico y arquitectónico.

San Andrés y Providencia ‘El mar de los siete colores’ y ‘la barracuda de los ojos azules’ son algunos de los nombres con los que también ha sido bautizado este paraíso incrustado en el mar Caribe, que, en noviembre del 2000, fue declarado por la Unesco como Reserva Biósfera Seaflower. El tiempo se hace corto para visitar el hoyo soplador y difrutar sus playas blancas.

BOLÍVAR En la época de la Colonia fue sitio estratégico para la defensa de las colonias y paso obligado de la flota mercante española en su ruta hacia Europa, y esto dejó su huella especialmente en Cartagena, conocida como ‘La Heroica’, y considerada Patrimonio Histórico de la Humanidad, por su riqueza arquitectónica de estilo colonial, en la que sobresalen el castillo de San Felipe de Barajas, el fuerte de San Sebastián, el cerro de La Popa y el palacio de la Inquisición, entre otras. Además, la ciudad cuenta con una amplia infraestructura turística, con numerosos hoteles y otras formas de hospedaje; playas, como las de Bocagrande, El Laguito y las de la isla de Barú. En las Islas del Rosario también hay hoteles, cabañas y oportunidad de practicar deportes náuticos. Otra visita imprescindible es a Turbaco, para ir al jardín botánico Guillermo Piñeres, lugar importante, desde el punto de vista científico, ya que su flora fue estudiada por el sabio Mutis. Tampoco puede faltar Mompox, una isla que conserva a la ciudad prácticamente como era en el siglo XVIII, que fue declarada Monumento Nacional en 1959, y en 1995, Patrimonio Histórico de la Humanidad.

GASTRONOMÍA Los pescados, los mariscos y las carnes provenientes de la sabana son los ingredientes principales de la cocina caribeña colombiana. En Magdalena son célebres la sopa de camarones, el pargo rojo y el arroz con camarones. En Bolívar, la carta incluye crema de langosta, de camarones o de langostinos, sancocho de sábalo o bocadillo, arroz marinero y caracoles guisados con coco. En Sucre, son famosos los calamares rellenos y la carne deshilachada.

En La Guajira hay que degustar el chivo, en todas sus presentaciones.

También, no deje de saborear otras preparaciones con las variedades de bollo, de maíz verde mezclado con azúcar; el bollo limpio, con maíz normal; el bollo de coco, que es dulce y se le agrega anís, y el de queso, ingrediente muy usado en la región para la elaboración de platos como el arroz con queso y mote de queso.

Las carimañolas, una empanada hecha de yuca; las butifarras, las arepas de huevo y el suero costeño son otras delicias que no puede dejar de probar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.