Secciones
Síguenos en:
Ángeles que llevan calidad de vida a las comunidades

Ángeles que llevan calidad de vida a las comunidades

Tres aeronaves, que se abrieron paso entre espesas nubes, llevaron salud y alegría a La Macarena, municipio ubicado en el sur del Meta, el pasado fin de semana.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
30 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Ginecólogos, oftalmólogos y pediatras se unieron a otros 20 profesionales (instrumentadoras, optómetras, enfermeras, almacenistas y técnicos) que habían llegado más temprano en un avión Hércules de la Fuerza Aérea Colombiana, que también transportó dos toneladas de equipos y elementos médicos.

Se trataba de una nueva misión de la Patrulla Aérea Civil Colombiana (PAC), organización sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es mejorar el nivel de vida de los colombianos que viven en zonas apartadas y no tienen acceso a la salud.

Al llegar, cada uno tomó el puesto asignado y comenzó a llamar a los beneficiarios, que esperaban en un kiosko, protegiéndose del calor y del sol. “Hace pocos días vine a La Macarena, porque por la emisora del Ejército Nacional escuché que venían unos doctores. Me revisaron y me dijeron que viniera hoy para ser observado por el médico”, dijo José Humberto Mora, con voz tímida y agachando la cabeza, para que no le observaran su problema en el ojo derecho. Tiene 63 años y viene de la vereda Altamira.

En la cancha de fútbol y baloncesto del colegio, las madres y sus hijos esperaban la cita con el pediatra. En este lugar, una enfermera del Ejército Nacional le ayudaba a tomar talla y peso de los niños.

Mariana Caro, por ejemplo, esperaba atención para su hija de 2 años, mientras le hacía una máscara con la hoja de un cuaderno que le obsequió la brigada. “La patrulla aérea es una bendición, no nos desampara, ya que en el municipio no contamos con especialistas y la ARS no cubre los gastos de traslado cuando los necesitamos”, explicó.

Entre tanto, en el hospital, mujeres en embarazo esperaban su control prenatal y otras, por prevención, iban hacerse una citología. Una voz amable las recibía. Era Nicola Ambrosi, ginecólogo de la Clínica del Country, quien pese al cansancio (había realizado 34 consultas), explicó que se enamoró del programa después de que la Embajada de Estados Unidos lo invitó a conocer uno parecido, con tal suerte que se realizaba en conjunto con la Patrulla Aérea, por lo que “no dudé a dar mi número y mis datos, para que me llamaran cuando lo necesitarán”.

Para él, es claro que “estas acciones llenan el espíritu y creo que todos los profesionales de la salud deberían donar un poco de su tiempo”.

Cae la noche, y en la entrada de la sala de cirugía, varios pacientes que fueron seleccionados, son preparados para cirugía de cataratas o pterigeos.

“Por responsabilidad procuramos operar a las personas que no son de tan alto riesgo”, afirma José Hincapié, oftalmólogo de la Clínica Barraquer, quien lleva un año en la patrulla y ha estado cuatro brigadas medico-quirúrgicas.

De la sala de cirugía sale Hernán Darío Acevedo, uno de los pilotos de la patrulla área, para quien “esta es una labor que engrandece el alma y lo que hago, es un pequeñísimo granito de arena”, dice, al recordar que su padre fue uno de los primeros pilotos y médicos que colaboraron en la Patrulla.

Es clave el apoyo de mucha gente La PAC nació, recuerda Hernán Acevedo, uno de sus voluntarios, de los socios de la Aeroclub de Colombia.

“Si esto fuera un negocio, se ganarían unos 600 millones de pesos, dinero que en promedio sirve para operar más o menos a 150 personas y realizar la consulta de especialistas para 1.500 pacientes. Pero, como el fin de este proyecto es que sea gratuito, necesitamos de aportes como el apoyo que recibimos de Terpel, que en este momento nos apoya con el costo del combustible aéreo, que llega a 1.600 galones mensuales, y los aportes del Grupo Aval y de laboratorios como Sanofi y grupo Pharma, con medicinas”, explica Enrique Marín, director logístico de la Patrulla.

(contacto@patrullaaerea.org o donaciones@patrullaaerea.org)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.