HARÁN PARTE DEL CUERPO DE PAZ DE LA ONU Las dos policías en la ‘Misión Haití’

HARÁN PARTE DEL CUERPO DE PAZ DE LA ONU Las dos policías en la ‘Misión Haití’

REDACCIÓN JUSTICIA “No me diga que esperaba ver a una mujer alta y corpulenta”, dice con una sonrisa la sargento Jacqueline Garzón, de apenas un metro con 56 centímetros de estatura.

29 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Esta menuda mujer y la patrullera Paola Ospina, de 27 años, se convertirán el 20 de septiembre próximo en las dos primeras policías colombianas que se unan a una Misión de Paz de Naciones Unidas. Lo harán en Haití, sacudido en enero pasado por un terremoto que dejó a esa nación casi destruida.

El haber sido seleccionadas por la ONU las ha hecho populares en su gremio.

En la cuenta de la Policía en Facebook hay más de 500 mensajes felicitándolas y son el blanco de las miradas mientras caminan por la sede central de la institución luciendo la boina de los cascos azules. Sus compañeros las detienen para hacerlas firmar autógrafos. “Lo tienen más que merecido”, dice uno de ellos.

Fueron cinco meses de competencia con 45 uniformados para lograr entrar al grupo de 15 policías que acompañará a los otros 23 que ya están en Puerto Príncipe.

Entrenamiento “Tuvimos pruebas de polígono con pistolas 9 milímetros y con fusiles galil”, cuenta la patrullera Paola, quien estaba asignada al Museo de la Policía.

Otra de las pruebas, para la que incluso tuvo que tomar clases, fue la de conducción de camiones. “Para practicar opté por tomar la buseta de mi hermano”, recuerda la sargento Jacqueline.

¿Les da temor la misión? Esa es la pregunta que muchos les hacen, pero su respuesta siempre es la misma: “No me da miedo, quiero hacerlo por todas las uniformadas que se quedan y por las que van a ir en un futuro”, dice la sargento, aunque reconoce que lo más difícil será desprenderse de sus dos hijos, de 10 y 13 años, y de su esposo, también policía. Aunque ya coordinaron que el teléfono celular y el chat en Internet serán el medio de comunicación; eso sí, ninguna dejará las fotos de la familia para sentir que están cerca.

Pero quizás el factor fundamental para ser escogidas por la ONU fue dominar otro idioma. Paola habla inglés y francés, que aprendió en la Universidad de Pamplona, donde estudió lenguas modernas. Y Jacqueline jamás pensó que las clases de inglés en un instituto en Bogotá fueran la puerta a lo que llama “la oportunidad de su vida”. Ella inició la misma carrera que Paola en una universidad de la capital, pero el trabajo en los CAI Guacamayas y Germania le retrasó los estudios. Así, que se propuso volver a estudiar robándole tiempo al descanso.

Manejo de seguridad Las dos son conscientes de que la situación a la que se enfrentarán no será fácil. “Sabemos que no llegaremos a un paraíso, que el clima es difícil, que hay huracanes y que proliferan toda clase de delitos, pero llevamos el objetivo de poder brindarles a todas las personas apoyo moral y psicológico que necesiten”, comenta Jacqueline, de 38 años.

Paola agrega que de igual forma la realidad de los niños y ancianos de ese país no se aleja a la que viven muchos en Colombia. En eso coincide Damian Cardona, representante de las Naciones Unidas en Colombia y quien vivió en Haití.

Según él, a los uniformados colombianos les es más fácil entender a la realidad y a los problemas de los haitianos. En esa labor también han participan 11.578 militares y policías de diferentes partes mundo que hoy permanecen en ese país centroamericano.

En principio, el contingente colombiano se concentrará en trabajo social y convivencia, pero estarán disponibles para asumir tareas de antinarcóticos, inteligencia, vigilancia en las fronteras, entre otros.

Esa capacidad de manejo de seguridad ha hecho que la ONU le haya pedido a la Policía colombiana aumentar su presencia en otras misiones, uno de ellas podría ser África. Así lo asegura el director de la Policía, el general Óscar Naranjo, quien explica que la profesionalización de las mujeres y hombres de la institución ha hecho que puedan ofrecer sus servicios fuera del país.

Ahora, Jacqueline y Paola y los otros 13 policías alistan maletas y reciben las últimas charlas de capacitación de la ONU, entre ellas relaciones exteriores, para hacerle frente a las necesidades de Haití, en donde permanecerán un año.

Allá su hogar será la casa donde se hospeda el contingente de Colombia o podrán escoger cualquier lugar junto con voluntarios de otros países.

La durísima realidad de los niños y ancianos de ese país no se aleja de la que viven muchos en Colombia”.

Paola Ospina, patrullera que hará parte de la misión de la ONU.

No me da miedo ir, quiero hacerlo por todas las uniformadas que se quedan y por las que van a ir en un futuro”.

Jackeline Garzón, sargento que irá a Haití con la misión de la ONU

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.