Ojo al Congreso

El 20 de julio terminó un período legislativo muy cuestionado. De mayoría uribista, fue manipulado o comprado por el Gobierno. La prueba más escandalosa fue la actuación de ministros y altos funcionarios para conseguir la reelección del presidente Álvaro Uribe. La maniobra, conocida como ‘Yidispolítica’, ha vuelto al primer plano por decisión del procurador Alejandro Ordóñez, quien, luego de declarar en marzo del 2010 que el ex ministro del Interior Sabas Pretelt, hoy embajador, no tenía nada que ver con esos problemas, acaba de destituirlo, pues concluye que compró, con notarías y otras prebendas, el voto de unos congresistas para reelegir al Primer Mandatario.

28 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

También las mafias interfirieron ese Congreso. Y por nexos con estas, centenares de congresistas han sido investigados por ‘parapolítica’ o están entre rejas, pues comprobaron sus delitos. Tan desastrosa e inocultable realidad no puede prolongarse. Por fortuna fueron reelegidos excelentes congresistas y es renovadora la presencia del Partido Verde. Pero hay otros de dudosa procedencia que podrían hacer de las suyas si, como decía un conocido periodista, “no hay ojos abiertos y oídos despiertos”.

Con esos antecedentes, existe expectativa por el proceder del nuevo Congreso. Es 90 por ciento gobiernista. La oposición, en cabeza del Polo Democrático, se acerca a 8 por ciento. No es lo uno, ni lo otro el Partido Verde, con un 2 por ciento. Y, sin ubicación conocida, flota en el recinto el cuestionado partido PIN, rechazado por todos en apariencia, pero disponible para lo que se ofrezca.

Los congresistas trabajan bien en las comisiones, pero en las plenarias el relajo es notable. Tocan campana los presidentes y se ofuscan los secretarios, mientras los honorables cuchichean en los pasillos o se pasean por el recinto, pegados del celular, sin consideración con el tiempo que les hacen perder a los ministros citados, quienes esperan, a veces horas, a que comience el debate. En ese desorden institucional, el tiempo no cuenta. Así funciona la democracia.

El presidente del Senado, Armando Benedetti, hábil en pantallear, sabe convertirse en noticia. En la posesión del presidente J. M. Santos, dominó el escenario y aprovechó la vasta audiencia para echar un largo discurso. Y terminado el encuentro Santos-Chávez, fue el primero en llegar a Caracas, en donde no tenía nada que hacer. Pero se hizo notar 15 días antes de que llegara la Canciller con la comisión encargada de hacer una tarea. Dicen que el Procurador lo investigará por ese viaje. No creo que sea para tanto.

Habrá sí que calmar al congresista, pues un año dando lora no lo resiste nadie.

Sin embargo, con todo y pantalla, Benedetti quiere organizar el Senado: poner orden en las sesiones, regular las intervenciones, sancionar ausentismos injustificados, porque los padres de la patria, que se ganan 20 millones de pesos al mes, por trabajar 3 días a la semana, no siempre asisten a las sesiones y a menudo desaparecen temprano de las plenarias.

Después de las 10 p. m. es difícil que haya quórum. Hasta Benedetti, en debate al Ministro del Interior, a las 9 de la noche ya no presidía la sesión. Entonces, si él pretende hacer tarea para el recuerdo, que comience por dar ejemplo.

La oposición, en ejercicio de sus derechos, ha liderado serios debates.

Memorable ha sido el de tierras. Los citantes han hecho graves denuncias, pero, en respuesta, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, ha anunciado grandes proyectos y reformas trascendentales. La discusión, que sigue en onda, ha demostrado la importancia del tema agropecuario y ha servido para que el país conozca los peores problemas y también los alcances de la política agraria del nuevo gobierno, cuyo empeño es pagar deudas enormes a campesinos y desplazados y echar a andar la reforma agraria que soñó hace 76 años el presidente Alfonso López Pumarejo.

Esperemos que el nuevo Congreso trabaje bien.

lucynds@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.