Chocó muy natural

Chocó muy natural

Cuando Julián Rivas era un niño y apenas comenzaba a convertirse en un hombre de mar, por las playas de El Valle, en Bahía Solano (Chocó), corría sangre de tortuga.

26 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

“Nadie dejaba una viva”, recuerda. A veces, en la playa, encontraba más de 500 huevos que estos reptiles dejaban enterrados en la arena y que él repartía entre sus amigos como si fueran golosinas. Y tenía tantos caparazones guardados en propia su casa, que parecían los trofeos de un campeón olímpico.

Son las 12:30 de la madrugada y acompaño a Julián a recorrer los nueve kilómetros de playas de este corregimiento.

PASA A LA PÁGINA 2-2.

HERJOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.