Secciones
Síguenos en:
BARCAZAS: ASEGURADORA DEBE PAGAR EN EFECTIVO

BARCAZAS: ASEGURADORA DEBE PAGAR EN EFECTIVO

Los 12 millones de dólares garantizados por las aseguradoras en el contrato de las barcazas no podrán pagarse con energía. La junta directiva de Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) decidió ayer que los recursos deben devolverse en efectivo. La junta dirigió ayer una carta a la compañía Seguros del Estado en la que insiste en que los recursos que ISA comprometió en el proyecto de generación mediante barcazas deben retornarse en dinero y no en kilovatios generados, como habían propuesto inicialmente los aseguradores.

Seguros del Estado expidió pólizas por un valor de 12 millones de dólares a favor de ISA en junio del año pasado, cuando se firmó el contrato en el cual la empresa HMS Global Corporation se comprometió a producir con el sistema de barcos generadores.

Las pólizas que vendió Seguros del Estado tienen el objetivo de responder por los anticipos que ISA entregó a la firma extranjera ya que esta no cumplió con el contrato que finalmente se canceló.

De esta manera, Seguros del Estado debe pagar a ISA los 12 millones de dólares (nueve mil millones de pesos).

Sin embargo, exite un problema. La compañía de seguros tendrá que responder con recursos propios por cerca de dos mil millones de pesos que no tienen reaseguros. Los contratos con reaseguradoras presentaron dificultades y Seguros del Estado no logró repartir el riesgo con otras empresas, como se hace normalmente en el negocio de los seguros.

Según el gerente general de ISA, Javier Gutiérrez, el Gobierno quiere recuperar el dinero invertido en efectivo, pero aún existen alternativas para discutir con la empresa aseguradora. Plazo a Buenaventura La firma encargada de instalar las plantas de Buenaventura recibió ayer un nuevo plazo de la junta directiva de ISA: tienen otros treinta días para que la primera unidad entre en operación.

La firma United Systems International (Usil) tiene, hasta la fecha, casi tres meses y medio de retraso ya que se había comprometido a generar energía desde el 25 de octubre del año pasado.

Por esa razón, ISA le impuso multas que ya suman 9,2 millones de dólares. De acuerdo con el ministro de Minas, Guido Nule Amín, esas sanciones disminuyen notablemente el costo de la energía que se genere con las unidades de cincuenta mil kilovatios.

El valor total del contrato fue pactado en 19 millones de dólares, de los cuales Usil ya recibió 8,7 millones. Sin embargo, al valor total es necesario restarle el monto de las multas para establecer el costo final de la instalación de las plantas.

Por otra parte, la junta directiva de ISA dio vía libre al proyecto La Miel I y aprobó invertir el 56 por ciento de los recursos necesarios para la realización de la obra.

El proyecto consiste en construir una hidroeléctrica con capacidad de 375.000 kilovatios, lo que implica una inversión cercana a los 550 millones de dólares, valor que incluye costos financieros.

Del mismo modo se difinió la participación de la Central Hidroeléctrica de Caldas (Chec), los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío y los municipios de la región. Retraso de unidades Solo hasta el pasado 19 de enero llegó la primera unidad a Buenaventura: una turbina de 300 toneladas de peso que funcionará a base de fuel oil.

El contrato fue firmado el 17 de septiembre y estipulaba que las dos unidades de cincuenta mil kilovatios debían iniciar su operación un mes después que este fuese firmado.

La contratación de estas unidades fue producto del Plan de Emergencia que se inició con el Decreto 700, con el cual se ha querido solucionar el déficit de energía que tiene el país.

El plan, que implica la acelaración de proyectos como el del Guavio y la reestructuración financiera de entidades del sector eléctrico, contemplaba la necesidad de buscar formas de obtener energía en forma muy rápida.

Por esa razón, la gerencia de ISA recibió pleno poder para contratar, sin considerar los costos, las empresas que estuvieran en capacidad de traer y poner en funcionamiento, en el curso de uno o dos meses, barcazas y unidades.

En el contrato con Usil se han presentado dificultades similares a las que surgieron en el caso de las barcazas: la firma empezó con problemas de carácter financiero porque la carta de crédito expedida, dadas sus condiciones restrictivas, no era fácilmente negociable con los bancos.

Esa carta es utilizada como instrumento financiero: la firma la presenta en un banco y este la toma con un descuento, y luego la entidad financiera hace efectivo el documento ante ISA cuando el plazo se cumple.

Por las dificultades financieras, la empresa no empezó a generar en el plazo estipulado. Usil solicitó a ISA modificar los términos de la carta de crédito. Esto fue aceptado por la gerencia de la empresa estatal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.