Desarrollo equitativo e incluyente

Desarrollo equitativo e incluyente

Hoy en día, resulta un lugar común plantear que la prioridad en nuestro país es realizar esfuerzos para brindar trabajo digno a la población, más aún cuando, después de la bonanza económica, no se logró bajar la tasa de desempleo al menos a un dígito y hoy es la más alta de Suramérica.

21 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Por ello, aplaudimos algunas de las iniciativas del Gobierno Nacional en materia de promoción del empleo; nos sumamos a la tarea de pensar conjuntamente en soluciones estructurales que permitan enfrentar la precariedad y la informalidad laboral.

Existen dos grandes áreas sobre las cuales se deben pensar soluciones estructurales. En primer lugar, las condiciones macroeconómicas y particularmente la tasa de cambio. Son conocidos los efectos que tiene sobre la actividad exportadora la revaluación; se debe ser más audaz en intervenir y regular el mercado cambiario y garantizar una tasa competitiva. Desde el nivel local es poco lo que se puede hacer, más allá de llamar la atención de las implicaciones sobre la economía de la ciudad.

En segundo lugar, se tienen las condiciones de productividad donde la Nación y el Distrito tienen responsabilidades compartidas, y la articulación es determinante. En esta materia es fundamental: i) avanzar en el apoyo decidido a los sectores líder y apuestas productivas que jalonen el crecimiento y la generación de empleo; ii) entender el conocimiento como factor clave en materia económica y la inversión social como motor de desarrollo; iii) mejorar la infraestructura requerida para la competitividad; la Nación debe ser consciente de la importancia que tienen proyectos como los sistemas de transporte masivo y el aeropuerto, entre otros; y iv) propender por la reducción de las brechas de productividad entre las grandes empresas y el tejido microempresarial existente; resultan fundamentales las políticas relacionadas con la capacitación y el financiamiento microempresarial, la experiencia de Banca Capital en financiación no tradicional es fundamental, así como la discusión de la actual regulación financiera.

Finalmente, una parte importante del desarrollo del país se financia con recursos que genera la economía bogotana, y en el futuro de ella está sembrada buena parte de las posibilidades de desarrollo del país, teniendo siempre presente que, como afirma el Premio Nobel de Economía Amartya Sen, “el desarrollo es con la gente o no lo es”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.