El banco que amenaza al auge brasileño

El banco que amenaza al auge brasileño

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha transformado el Banco Estatal de Desarrollo de Brasil en un motor clave de crecimiento económico desde su reelección en 2006.

21 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Aun así, la política de Lula de llevar al banco a participar en tantas áreas de la vida brasileña ahora amenaza el auge de la octava economía más grande del mundo.

El banco, que se conoce por la sigla Bndes, ha triplicado el crédito desde 2006, llegando a 150.000 millones de reales millones de dólares) en el plazo de 12 meses concluido en mayo. Es más que el presupuesto del Banco Mundial.

El Bndes desempeña un papel prácticamente en todo gran proyecto de inversión en Brasil. Proporciona financiamiento para todo, desde la compañía de hidrocarburos controlada por el Estado, Petróleo Brasileiro SA, hasta una lejana represa en el Amazonas. Financia compras de compañías extranjeras y la renovación de los estadios que albergarán la Copa Mundial de Fútbol de 2014. Representa el 20 por ciento del total del crédito del sistema financiero de Brasil.

Ahora bien, la enérgica política de Lula en el Bndes tiene costos ocultos.

Concentrar tanto poder en una sola institución financiera es un error que perjudica a Brasil por lo menos de 10 maneras.

Los principales candidatos a suceder a Lula en las elecciones presidenciales de octubre reconocen que el Bndes ha crecido demasiado y que su tamaño distorsiona la economía.

.

1. Distorión en tasas de interés. La Constitución de Brasil da al Bndes fuentes baratas de financiamiento, tales como el fondo FAT, formado a partir de impuestos para financiar el subsidio de desempleo. Eso le permite al banco prestar a aproximadamente un 6 por ciento, mientras que la tasa de interés de referencia de corto plazo es de 10,75 por ciento y las compañías pagan 29 por ciento por capital de trabajo.

2. Impide el desarrollo del crédito local. Como los bancos privados no pueden acceder al mismo financiamiento barato que el Bndes, la entidad crediticia del Estado monopoliza el crédito a largo plazo y desalienta el ingreso de nuevos competidores a ese mercado.

3. Mercados de capital siguen siendo subdesarrollados. Las compañías que pueden conseguir dinero más barato del Bndes tienen menos incentivos para financiarse por medio de acciones, bonos o fondos de inversión.

4 Las cuentas públicas se deterioran. El Tesoro ha inyectado 180.000 millones de reales en el BNDES desde el año pasado. Eso significa una subvención de más de 11.000 millones de reales al año. Esas inyecciones de capital no aparecen en la deuda neta del sector público porque se las considera cuentas por cobrar que tiene el Gobierno con el Bndes.

5. El desequilibrio del poder se agrava. Al transferir fondos del Tesoro al Bndes, el Poder Ejecutivo excluye del presupuesto federal unos fondos que de otra manera el Congreso vigilaría. Ese procedimiento le permite al presidente eludir a los políticos locales, que tendrían sus propias ideas sobre a dónde deberían destinarse esos fondos.

6. La política de Lula en el BNDES dificulta la creación de empleo. El 78 por ciento de los préstamos del banco se destinan a las grandes empresas, las que tienen el mejor perfil crediticio y acceso a dinero de los bancos privados. El Gobierno dice que las grandes empresas crean más empleos. Aun así, las pequeñas empresas aportan el 72 por ciento de los empleos de Brasil si bien reciben sólo el 11 por ciento del financiamiento del Bndes.

7. La política alienta a los cazadores de fortunas. Algunos empresarios han visto que puede ser más ventajoso financiar campañas electorales y luego presionar a los políticos a que los ayuden a conseguir préstamos del Bndes, que aprender a operar sin la ayuda del Gobierno.

8. Brasil está exportando empleos e ingreso. El banco del Estado financia adquisiciones extranjeras para crear compañías multinacionales brasileñas.

Eso significa que los contribuyentes del país pagan para generar empleo e ingreso en otros países.

.

9. Los bienes de consumo se hacen más caros. Al financiar la expansión o la fusión de grandes empresas, el Bndes ayuda a las compañías a dominar su sector. SA, el mayor productor de carne del mundo, el presidente de la asociación brasileña de envasadores de carne dijo que el banco había creado una compañía “con la que es imposible competir: puede dictar el precio del ganado y de la carne”.

10. Los problemas estructurales reciben menos atención. Malacostumbrados a la generosidad del Bndes de los últimos años, ahora ningún empresario brasileño importante critica el papel del banco. Los líderes empresariales ya no se movilizan para presionar al Gobierno a que lleve a cabo las reformas estructurales que Brasil tanto necesita. Después de todo, es más fácil presionar al Bndes a que apruebe un crédito barato --al tiempo que reciben un interés astronómico por inversiones en efectivo-- que tratar de persuadir al Gobierno de que reduzca la deuda pública para reducir las tasas de interés a la economía en su conjunto.

helgon

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.