Secciones
Síguenos en:
Internacional, el que alzó la Copa

Internacional, el que alzó la Copa

El Internacional brasileño se proclamó campeón de la Copa Libertadores al remontar en Porto Alegre y derrotar por 3-2 a las Chivas de Guadalajara, que aguantaron con coraje y vendieron cara la piel del ‘Rebaño sagrado’.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Los tantos de Rafael Sobis, Leandro Damião y Giuliano, todos ellos en la segunda mitad, inclinaron del lado de los brasileños esta final, que había equilibrado Marco Fabián con un espectacular gol de media vuelta.

Un tanto en el último instante de Omar Bravo redujo distancias, pero de nada sirvió, puesto que los ‘gaúchos’ ya se habían impuesto por 1-2 en México la semana pasada, en la ida.

El Internacional jugó mejor en los 90 minutos y atesoró las mejores ocasiones del partido, aunque hasta el inicio de la segunda mitad los brasileños no lograron materializar su superioridad en el marcador.

De hecho, el partido empezó trabado, lento, nervioso, con ambos equipos amarrados, sin predominios claros y muchas faltas que cortaban constantemente el ritmo. Las Chivas presionaban en todos los sectores y ahogaban la creación de los brasileños, que no carburaban y tenían dificultades para triangular sin el lesionado Alecsandro, quien suele jugar de espaldas a la portería para tirar paredes con los centrocampistas.

El Internacional tampoco cedía un milímetro y, gracias al poderío de sus volantes, fue poco a poco acorralando a los mexicanos en su propia mitad de la cancha y creando las primeras ocasiones, sobre todo en saques de esquina y tiros de falta.

Cuando los locales controlaban el juego con mayor claridad y comenzaban a pergeñar el primer gol, mayormente en jugadas con la firma de un Tinga inspirado, fueron las Chivas las que se llevaron el gato al agua en un contragolpe, a escasos instantes del descanso.

Pero la alegría del ‘Rebaño’ fue efímera y se desvaneció en una de las primeras acciones de la segunda mitad, una buena combinación entre Tinga y el lateral Kléber, que Sobis empujó a gol con un toque sutil en el área chica.

Uno de los cambios que introdujo, el debutante Leandro Damião, sentenció el partido con un robo en su propio campo. Ese gol desequilibró ya el partido y las Chivas perdieron todas sus opciones con la expulsión de Omar Arellano.

Los ‘colorados’ ampliaron con un buen tanto de Giuliano y en el último suspiro, Omar Bravo anotó el segundo de su equipo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.