Secciones
Síguenos en:
Consejos para controlar la ira

Consejos para controlar la ira

Muchas personas sufren a causa de los desplantes, las palabras hirientes y los comportamientos hostiles de aquellos a los que les resulta más fácil discutir que dialogar.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Pero se ignora que quienes hacen gala sistemáticamente de un mal carácter, también sufren debido a esa conducta.

“Recurrir al mal humor para controlar, manipular e intimidar a otras personas suele ser un arma de doble filo, porque el mal humor de estas personas realimenta su insatisfacción vital”, señala la asesora y experta en relaciones humanas Viviana Goren.

“Los malgeniados crónicos se sienten incomprendidos, porque quienes los rodean terminan por apartarse de ellos y les demuestran su rechazo. Por otra parte, no saben salir del atolladero en que se encuentran, lo cual, a su vez, realimenta su conducta hostil y reactiva con los demás, y los aísla socialmente cada vez más”, señala la experta.

Claves para no estallar “Para controlar los ataques de furia lo primero es mantenernos alerta ante los síntomas que tienden a desencadenar la reacción impulsiva, como hablar más rápido y alto, para erradicar de raíz lo que nos puede llevar a un estallido del mal genio”, señala.

“Por otra parte, familiares, amigos y conocidos saben bien cuáles son los interruptores o botones que encienden el mal genio (ciertas actitudes, palabras, amenazas o comportamientos ajenos), pero el circuito psicológico y emocional es nuestro y también es nuestra responsabilidad controlarlo y desconectarlo”, advierte la experta.

Vivian Goren propone dos sencillas tácticas para atajar el mal genio: “La clásica recomendación de pararse en seco y contar hasta diez, cuando se está a punto de estallar, es eficaz porque consigue aplacar la acción de la adrenalina en el organismo. Para relajarse después, conviene inspirar y soltar el aire con lentitud, para sosegar el estrés”.

Según la experta, siempre hay que procurar mantener la calma, porque una vez encendida la mecha de la reacción impulsiva y airada, es difícil apagarla: “En las situaciones de supuesta amenaza hacia nosotros, el dar al otro una contestación serena y pacífica equivale a echar un jarro de agua fría al agua caliente: baja la temperatura”.

Para aplacar los nervios, también puede ser útil contestar a los demás de forma controlada, evitando responder sintiéndose herido, ya que ello sólo “consigue ponernos a la defensiva y crear una situación aún más tóxica”.

SI ESTÁ A PUNTO DE PERDER EL CONTROL, TENGA EN CUENTA...

Aléjese por un rato del lugar o del foco que le genera tensión.

Haga afirmaciones sencillas y realizables cuando se sienta tenso, como ‘puedo controlar esto’ y ‘soy capaz de calmarme’. Éstas reducen los reflejos que agitan la respiración; la mente se aclara y sale a flote la parte que es capaz de manejar la situación.

Ponga su mano en el estómago y procure llenarlo al inhalar, imagine que lo desinfla al exhalar. Hágala por cinco minutos cuando sienta que va a explotar. Como las presiones agitan el pulso y la respiración, este ejercicio obliga a respirar lento y convence al cuerpo de que la tensión ha desaparecido, así no sea verdad.

Abra la boca: la presión hace que las personas aprieten la mandíbula y hagan crujir los dientes. Abrir la boca y mover la mandíbula no sólo relaja los músculos de la cara, también los de la parte alta del cuello. Se sentirá más tranquilo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.