Libros para 64.000 niños de zonas rurales del país

Libros para 64.000 niños de zonas rurales del país

La directora de la fundación Bancolombia, Catalina Echavarría, habló con PORTAFOLIO sobre el desarrollo del programa ‘Las letras van por Colombia’ y el impacto que las bibliotecas que donan han tenido en zonas rurales del país.

18 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

¿Cómo es el proceso en las zonas rurales? Lo primero que hacemos en el proyecto es capacitar, durante cuatro meses, a los docentes de las instituciones para que desarrollen y mejoren habilidades en la enseñanza de la lectura y escritura en los niños y jóvenes.

Al final del programa, entregamos una biblioteca escolar para que toda la formación brindada a los docentes se vea materializada y se convierta en la herramienta de sus clases. La librería es creada con textos nuevos, entre 250 y 400 títulos, dependiendo del proyecto educativo de la institución para que la dinámica del plan lector sea más fácil.

También queremos que los niños lleven los libros a su casa y que los padres de familia se conviertan en dinamizadores de esas herramientas. Hemos tenido la oportunidad de saber que en muchos lugares, la biblioteca de la institución educativa se convierte en la librería del municipio o de la comunidad.

¿Cuántos departamentos han participado? Hemos estado en los departamentos de Córdoba, Cundinamarca, Antioquia, San Andrés, Atlántico, Nariño, Santander y Magdalena;la selección está basada en la presencia del banco en esas zonas rurales. Vamos escogiendo estratégicamente municipios y departamentos para que año a año logremos abarcar el mayor número de lugares. En estos momentos nos queremos enfocar en el centro y sur del país.

¿Cómo ha sido la retroalimentación? Hay personajes maravillosos que cuentan cómo la biblioteca ha mejorado la calidad educativa en las instituciones y cómo se ha convertido en un insumo muy valorado por los profesores, los padres y los jóvenes.

Muchas veces esas instituciones carecen de computadores y de material de consulta. La idea es que la calidad de la educación se fortalezca con la llegada de la biblioteca escolar. El esfuerzo es importante al llegar a la atención de 64.000 estudiantes. Los profesores nos han dicho que a través de la lectura, han mejorado los problemas que tenían en la institución en temas de salud sexual y se han dinamizado estas charlas en conjunto con los padres de familia.

¿Hay seguimiento posterior a la entrega de las bibliotecas? Sí, claro, evaluamos el programa entre el 2008 y el 2009. Hasta hoy podemos decir que las bibliotecas han fortalecido la calidad de la educación en esas zonas; queremos tener la certeza de cuántos libros se han llevado para la casa y qué tanto los están utilizando en las clases.

¿Cuál ha sido la mayor dificultad en el desarrollo de 'Las letras van por Colombia'? La mayor dificultad que hemos tenido es llevar la biblioteca a algunos municipios que se encuentran bien alejados. En el caso de Tumaco y Nariño, nos ha tocado llevar los libros en lancha; incluso en el Bajo Cauca los libros se han transportado en burro.

- Lo más satisfactorio, llegar a regiones apartadas Según Echavarría, el concurso de cuentos es lo más satisfactorio. “Lo hicimos en el Bajo Cauca y en la zona rural de Córdoba donde pudimos ver cómo, a través de la construcción de esos cuentos, los niños han contado su propia historia de vida. A muchos de ellos les tocó vivir momentos de violencia y los plasmaron en esos cuentos maravillosos”, afirmó.

HELGON

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.