LA FÁBRICA DE LICORES DE ANTIOQUIA TIENE MÁS DEL 50 POR CIENTO DEL MERCADO NACIONAL Procuraduría investiga a la FLA

LA FÁBRICA DE LICORES DE ANTIOQUIA TIENE MÁS DEL 50 POR CIENTO DEL MERCADO NACIONAL Procuraduría investiga a la FLA

14 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

JUAN FERNANDO ROJAS REDACTOR DE EL TIEMPO La Procuraduría Regional de Antioquia acaba de abrir investigación a la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), para verificar presuntos sobrecostos e irregularidades en un contrato para la instalación de sellos de seguridad y marcación orgánica de licor, así como en el pago de bonificaciones a distribuidores mayoristas.

Todo comenzó por la queja instaurada en abril pasado ante el Ministerio Público por el Sindicato Nacional de la Industria de Bebidas Alcohólicas (Sintrabecólicas), el cual desde meses atrás ha denunciado incrementos, según los trabajadores, injustificados en los incentivos a los distribuidores por cumplir con las metas de compra de licor.

Asimismo, el Sindicato de la FLA ve con preocupación los magros resultados de un contrato de “suministros de marcadores de seguridad para los productos de Aguardiente Antioqueño y Ron Medellín”.

Este contrato de 17.396 millones de pesos se firmó con la empresa Figurazione Ltda. el 22 de septiembre del 2009 y dispuso un pago anticipado de 7.786 millones de pesos.

Su plazo de ejecución es de 14 meses para que una máquina en comodato instale 65 millones de sellos “termoencogibles holográficos” en igual número de botellas envasadas, y de 15 meses para una marcación orgánica de 49,1 millones de litros de licor con una sustancia que permite verificar que fue producido por la FLA.

‘Esos sellos no sirven’ El diputado Jorge Gómez, apoyado en reportes de producción de la misma licorera, señaló que este contrato reportaba hasta junio pasado solo 13 por ciento de ejecución en el 65 por ciento del tiempo del contrato.

“Si seguimos a ese paso, significaría que el contrato se ejecutaría en siete años, sin contar con que la marcación molecular es inútil, pues con una simple mezcla de licor auténtico con licor adulterado, se evita la detección del fraude”, asegura Gómez, que por las denuncias que ha hecho de la FLA, declaró el martes pasado en la Fiscalía General.

A eso se agrega los reiterados señalamientos del Sindicato de la licorera sobre la ineficiencia que ha generado la instalación de sellos al disminuir la producción de un tren de envasado de 120 mil botellas en un turno de ocho horas a solo 20 mil unidades.

“Pero lo más preocupante es que la máquina se ha parado para no seguir instalando los sellos y no afectar la producción”, reclama el presidente del Sindicato, José Gabriel Velásquez.

A esto, el gerente de la Fábrica de Licores, Andrés Isaza, le dijo a EL TIEMPO que es normal que se generen retrasos en la producción mientras se hace el acople de la nueva máquina.

“Puede que baje la eficiencia de forma temporal y en un bajo porcentaje, pero eso es mejor a dejar de combatir 10 millones de botellas adulteradas que se producen (en el país) y nos restan ventas legales”, aclaró el funcionario.

Agregó Isaza que para octubre se habrá normalizado la producción con el nuevo sello y no ve problema alguno en hacer adiciones de tiempo para la ejecución del contrato con Figurazione.

Las cuentas que no cuadran De otra parte Gómez, ni Sintrabecólicas, admiten el manejo que Isaza ha dado al plan para incentivar el consumo de los productos de la FLA durante el fin de año, mediante el pago de bonificaciones para sus distribuidores mayoristas Alima, Disprés e Interlicores.

Según el diputado, las ventas a crédito por 146 mil millones de pesos que realizó la licorera antioqueña en diciembre del 2009, solo se hicieron efectivas en el primer semestre de este año. Pero reprocha que los cerca de 17 mil millones de pesos dados en incentivos a los mayoristas por cumplir con sus metas de ventas se registraron en los balances de enero del 2010.

“Esas bonificaciones corresponden a solo ventas en Antioquia, es decir, a la que deja impuestos para la salud y educación del departamento, así como la mayor utilidad a la FLA. Además los distribuidores compran en diciembre, se ahorran los incrementos de tarifas de enero y terminan vendiendo en el 2010 ese trago”, explica Gómez.

A lo que agrega el presidente del Sindicato que no se entiende cómo en el 2008 se dan bonificaciones de 14 mil millones de pesos, en el 2009 de 27 mil millones y en “el primer trimestre electoral de este año fueron de 18 mil millones de pesos por trago que les guarda la FLA en bodega”.

El gerente de la FLA refuta esas críticas explicando que el plan comercial de incentivos lo que hace es premiar al distribuidor por cumplir con las metas de compras de octubre a diciembre y que es una práctica que todas las grandes empresas tienen para aumentar las ventas.

“Si no se fuerza a surtir los canales de distribución, pues las cervezas, las gaseosas y otros productos los surten con promociones”, responde Isaza.

Y aclara que los porcentajes de incentivos son iguales para todos los distribuidores.

Por ahora, el tema está en manos de la Procuraduría, que tiene la última palabra sobre si hay, o no, ‘tragos amargos’ en la Fábrica de Licores más grande del país.

Archivo /EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.