Secciones
Síguenos en:
El desarrollo, una construcción social

El desarrollo, una construcción social

Durante años hemos oído hablar en el Tolima de desarrollo. Desde distintos escenarios se ha hecho alusión a un concepto que concentra la esencia de lo que las sociedades deberían lograr. Por ser la política el camino para la administración y el ejercicio del poder, es fundamental que los ciudadanos de una región sean conscientes de lo que significa su participación en las decisiones políticas que comprometen su futuro.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

La tradición ha sido que unos pocos, los que acceden al poder, sea político o económico, son quienes toman las decisiones. Lo malo no es la decisión en sí misma. Lo grave es que en este departamento no se han tomado buenas decisiones. Para la muestra un botón: Somos una región pobre, oh ironía, con inmensos recursos; nuestros niveles de pobreza rayan en el absurdo; el acceso a una educación liberadora, es decir, que capacite para el trabajo y para la construcción de oportunidades, no la vemos por ningún lado; nuestras preocupaciones siempre se han concentrado en el crecimiento, expresado en obras de infraestructura y pavimentaciones, porque ni siquiera las necesidades básicas han sido satisfechas; y lo peor, no somos conscientes, y no sabemos lo que significa el potencial ambiental de esta región y su enorme biodiversidad. Por esa percepción equivocada creemos que recursos naturales no renovables como el de La Colosa los debe explotar una multinacional, así acabemos con medio departamento. A esto se suma una carencia crónica de identidad que nos impide apostarle al desarrollo de proyectos incluyentes, colectivos y de unidad regional.

Por eso sería interesante que en el debate político que se avecina escuchemos de los proponentes reflexiones concretas sobre lo regional y lo local. Hablar de desarrollo, como lo afirma María Cecilia Múnera “es aludir a un potencial que está ahí, en el ser, pero, a la vez, a una posibilidad de realización, de concreción de esas posibilidades”. En esencia, a lo que el desarrollo alude es a que debe ser una construcción social, que haga uso de las potencialidades y del talento que existen.

Es innegable que en el Tolima hemos llegado a un grado de saturación en donde la credibilidad de quienes ejercen la política tradicional colapsó.

Osvaldo Sunkel y Pedro Paz consideran que “el desarrollo exige transformaciones profundas y deliberadas, cambios estructurales e institucionales…” que nos permitan colectivamente entender el pasado, asumir con responsabilidad el presente y planificar con generosidad el futuro.

Próxima entrega: “El espíritu del tiempo”.

http://futuroposibletolima.blogspot.com/.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.