Secciones
Síguenos en:
Preocúpese por su corazón

Preocúpese por su corazón

Con todo el respeto que el Vicepresidente de la República Angelino Garzón se merece, toca decir que el compromiso en sus arterias coronarias estaba anunciado: sobrepeso, colesterol y triglicéridos altos, poco ejercicio y mucho estrés. Esta no es, vale decirlo, una condición exclusiva del alto funcionario. Muchos colombianos andan por las mismas, de modo que no está de más llover sobre mojado con consejos que, parece, a algunos les entra por una oreja y les sale por la otra:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Ojo con los kilos: el sobrepeso hace que el corazón se esfuerce más. La obesidad aumenta el riesgo de tapar las arterias coronarias, que son las que llevan la sangre al músculo cardíaco. Manténgase delgado, y no sólo por estética.

Controle la tensión: cuando la sangre viaja por las arterias con presión muy elevada, el corazón debe trabajar más y con mayor fuerza. Necesita más oxígeno, es decir más sangre que, si no llega en cantidades suficientes al músculo cardíaco, producirá dolor o un infarto. Mídase la tensión arterial regularmente.

Muévase más: el ejercicio regular baja la frecuencia cardiaca, ayuda a controlar la tensión y alivia el trabajo del corazón. Treinta minutos diarios de actividad aeróbica controlada (trotar, caminar en forma vigorosa, nadar, patinar, montar en bicicleta), mínimo cinco veces a la semana, le caerán de maravilla. Si no sabe cómo empezar, tranquilo: con caminar sin detenerse está bien para empezar, pero hágalo.

Chicharroncito, no: el colesterol es una grasa que circula en la sangre. Hay dos tipos: uno bueno de alta densidad (o HDL), que no se pega a las arterias, y uno malo (el LDL), que las puede tapar. Los que saben recomiendan comer del bueno y desechar el malo. No se enrede. Bájeles a las grasas de origen animal y prefiera grasas vegetales como las de canola, girasol, maíz, ajonjolí y soya, entre otras.

No fume: Colombia estrenó hace un año la Ley Antitabaco, que se cuenta entre las más progresivas del mundo. Entre otras cosas prohíbe fumar en espacios públicos cerrados, así que deje la excusa de que tiene que echar humo en los restaurantes o en las discotecas, porque los demás lo hacen. Más bien, aproveche la prohibición. No olvide que el cigarrillo acelera el corazón, ayuda a tapar las arterias, aumenta la tensión arterial y produce cáncer y mal aliento.

Pilas con el azúcar: la glucosa elevada en la sangre indica que dentro de las células no hay. Esto daña los tejidos. Las arterias tienen paredes anormales y débiles que se pueden romper y tapar. Si esto ocurre en el corazón: chao al amigo. Vigile su glicemia. Deje el caramelo.

Los años cuentan: el riesgo cardiovascular aumenta con la edad. Después de los 40 es indispensable revisar y controlar los factores de riesgo. Un chequeo completo periódicamente es aconsejable. Recuerde que para el corazón no hay cirugía plástica. Esconda la cédula pero vaya al médico.

Familia es familia: si en su familia se han presentado infartos o muertes por causas cardiovasculares, usted tiene mayor riesgo de sufrirlos. No es por alarmarlo, pero independientemente de su edad, debe controlarse. En su testamento puede incluir bonos de prevención.

Por último: no se automedique. Visite al médico ante cualquier molestia.

Tómese los medicamentos que le formulan sin falta. Y si no quiere estresarse, evite oír discursos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.