La gente: el gran tema pendiente

La gente: el gran tema pendiente

Nadie duda del esfuerzo que ha hecho el Presiente electo por conformar un equipo de mucho mayor nivel que el que acompañó al presidente Uribe durante su largo periodo de gobierno.

11 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El doctor Santos parece cumplir con el anhelo frustrado de muchos estudiosos de la realidad nacional: volver a combinar la tecnocracia con la política y darle al conocimiento el papel que le corresponde en el manejo de un país tan complejo como Colombia. Este es un primer paso para avanzar en las grandes reformas que el país exige de inmediato.

Sin desconocer la complejidad de la agenda que tiene el nuevo Gobierno, empezando por enfrentar el tema del conflicto que, por Dios, existe y el de insertarse exitosamente en la globalización, que parte por arreglar la desbaratada política internacional, la recuperación del crecimiento debe tener en mente a la gente. No precisamente a los ricos y poderosos de siempre, que salen tan bien librados de la administración Uribe, que siguen copando páginas enteras de los periódicos diciendo muchas veces gracias, gracias, gracias, presidente Uribe. Se trata de 10 u 11 millones de personas que trabajan en Colombia por fuera del Código Laboral, es decir, en distintas formas de rebusque; de muchos de ellos y otros más que conforman los 20 millones de pobres y, dentro de estos, los 7 millones de aquellos que ni siquiera pueden tener el mínimo para subsistir. Desplazados, tres o cuatro millones, muchos de los cuales, para no decir la mayoría, forman parte de esa pobreza que debería avergonzar a los dirigentes nacionales. Y quedan nada menos que los secuestrados que nadie sabe realmente cuántos son y las víctimas del conflicto, de los falsos positivos, de los desaparecidos: temas que deben esclarecerse, castigarse y repararse.

Esta gente conforma la página negra de la Administración que termina, pero no tiene voceros, ni recursos –no puede competir con los que llenan las páginas de agradecimientos– para decir que a ellos no les llegaron sino limosnas, en el mejor de los casos. Esa clase media que es el fundamento de las democracias, en estos años, en vez de arribista se convirtió en descendista por falta de empleo decente y de políticas públicas: son los colados del Sisbén, y por ello de Familias en Acción, del régimen subsidiado de salud y de los otros programas asistenciales del Gobierno. Fácilmente constituyen 10 millones de personas, si la pobreza en Colombia es del 45 por ciento, como afirma el Dane, y no esas otras mediciones que esconden lo que significa el no poder vivir de su trabajo, sino de dádivas gubernamentales.

Para poder responderle a casi la mitad de los colombianos que están en esta deplorable condición y que no ven futuro, aún cuando la economía se recupera y crece, se debe empezar por reconocer que la economía no es neutra ni en términos sociales ni en términos de género.

Hace poco le escuché a alguien a quien respeto y se identifica como muy buen economista, que el manejo económico del gobierno había estado bien, pero la política social, mal. Perdón, si se crece sin generar empleo digno, que depende no sólo del nivel de crecimiento, sino de la naturaleza del mismo, no hay gasto social que compense esta falencia. Lo dijo en Colombia, José Serra, en un seminario de la Fundación Agenda Colombia: “la mejor política social es el empleo”. Palabras de quien podría ser, probablemente, el próximo presidente de Brasil.

La gente, por consiguiente, sí debe estar en la mira de la política económica, especialmente, porque el modelo de crecimiento que tiene Colombia, con un sector minero dinámico y una industria, un sector rural y uno de servicios, estancados u obsoletos, no es el mejor panorama para enfrentar este reto.

Se puede lograr un crecimiento equitativo, pero eso requiere reconocer que se imponen decisiones de fondo en lo tributario, en lo laboral, y especialmente, una verdadera transformación productiva que genere trabajo y una política social que no sólo responda por la igualdad de oportunidades para todos y todas, sino por los derechos de la gente.

Lo dijo Michelle Bachelet, y es el punto fundamental del Informe de la Cepal, donde Colombia queda muy mal parada en términos de equidad y justicia social. Señores del equipo Santos, no basta con reducir pobreza si se siguen concentrando los beneficios del desarrollo en los mismos de siempre.

El equipo económico de Santos es muy preparado, nadie duda del excelente nivel de Juan Carlos Echeverry y de Hernando José Gómez, pero los dos son conservadores, para no llamarlos con el peyorativo de neoliberales. Por favor, por el bien del país y de ustedes mismos, no piensen que primero se crece y después se distribuye. Eso ya no lo cree nadie, y en Colombia se está acabando el tiempo. Las clases medias están estranguladas, y sin ellas no hay democracia posible. A crear empleo decente e invertir los recursos de Familias en Acción en programas de empleo de emergencia, mientras se puedan pasar al sector privado, que tiene que generar puestos de trabajo dentro del Código Laboral. Cumplan con quitarle los subsidios al capital, aumenten los impuestos a los individuos ricos y vuelvan a convertir el trabajo en la vía digna de armar la vida para los millones de colombianos desamparados por el Estado y por el sector privado. Y para Hernando José: que la competitividad no sacrifique la equidad.

Por fortuna está Mauricio Santamaría en Protección Social, que conoce los problemas y aunque tiene algo de la línea de los anteriores, le puede poner un mayor toque de justicia social y solidaridad al equipo económico. No nos defraudes Mauricio. Ya vendrán otras opiniones sobre las otras carteras especialmente educación, vivienda y medio ambiente

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.