Por catorce países rastrearán a ranas que se creen extintas

Por catorce países rastrearán a ranas que se creen extintas

Colombia acaba de ser incluida en un proyecto conservacionista que intenta redescubrir ranas que se creen extintas.

10 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

De acuerdo con un informe divulgado por BBC Ciencia, los rastreos comenzarán de forma simultánea en 14 países del mundo dentro de dos meses. Estas son las denominadas especies perdidas, aquellas que, se presume, han desaparecido, pero cuyos ejemplares podrían estar en lugares remotos del planeta.

Los anfibios son los animales más amenazados, y se estima que un tercio de ellos están en peligro de extinción.

Su búsqueda se hará en naciones como Costa Rica, Guatemala, Ecuador y Venezuela. El proyecto también llegará a Ruanda, Israel, Indonesia, Malasia y Kirguistán.

Robin Moore, científico a cargo del proyecto, dijo a BBC que espera que unas 100 especies reaparezcan.

Moore, de Conservación Internacional (CI), está apoyado por un Grupo Especialista de Anfibios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés).

Entre las ranas más buscadas figuran el sapillo pintojo palestino, visto por última vez en 1955; la rana pintada africana, que se encontraba antiguamente en la República Democrática del Congo y Ruanda, y que nunca ha sido fotografiada. Y el sapo de Mesopotamia, que tiene una cabeza en forma de pirámide y que fue avistada por última vez en 1914.

La ranas no llevan una vida fácil. Además de la pérdida de su hábitat, se deben enfrentar a la quitridiomicosis, una enfermedad infecciosa causada por un hongo y que termina dañando su piel y matándolas de sed. En la actualidad no hay ninguna forma de prevenir esta afección en la naturaleza, y tampoco evitar que se propague por el planeta.

Aunque algunas especies son inmunes, el hongo quitridio hace desaparecer los ejemplares rápidamente. Por ejemplo, el icónico sapo dorado de Costa Rica pasó de ser abundante a convertirse en extinto en poco más de un año debido a su presencia. Esta espectacular especie se ha convertido en un caso paradigmático de la crisis que enfrentan los anfibios. Encontrar algunos ejemplares todavía vivos, algo sobre lo que el equipo no se muestra muy optimista, se convertiría en un gran éxito.

Lo mismo podría decirse de las ranas de Australia, la única especie del mundo animal que incubaba sus huevos en el estómago. El proceso se lograba mediante la desconexión de sus enzimas digestivas a través de una sustancia producida en los huevos. Los investigadores médicos esperaban entender más sobre este proceso y utilizarlo para llegar al desarrollo de tratamientos para la úlcera estomacal. Pero la desaparición de estas ranas en 1985, terminó con ese proyecto

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.