Secciones
Síguenos en:
Crédito educativo privilegia a los pobres

Crédito educativo privilegia a los pobres

Si hay una institución de la que los colombianos nos podamos sentir orgullos es el Icetex.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

El reconocimiento de su modelo de financiamiento ha traspasado las fronteras y, justamente en esta semana, una misión de 30 directivos proveniente de ocho países hace sus pasantías en el Instituto invitados por la Asociación Panamericana de Instituciones de Crédito Educativo, Apice.

Una de las conferencias para esta misión a cargo del experto en educación del Banco Mundial, Jamil Salmi, ratificó que para el organismo el modelo implementado por el Icetex - largos plazos, bajas tasas y subsidios asociados al crédito para los estudiantes más pobres- además de ser ejemplar - es un sistema que genera condiciones para la movilidad social.

Sin embargo, el desconocimiento del impacto del crédito y las posibilidades que les brinda a los estudiantes más pobres para ingresar y permanecer en la educación superior, ha quedado en evidencia en la columna que el representante Simón Gaviria escribió en este mismo diario el jueves pasado.

Tal desconocimiento no debe ser motivo para menospreciar el trabajo adelantando por el Icetex en alianza con el 95 por ciento de las instituciones de educación superior del país, que por primera vez se vinculan con una entidad del Estado para aportar juntos a la educación de estudiantes destacados y carentes de recursos económicos, que desean un mejor porvenir formándose en programas pertinentes y de calidad.

La suma de estas alianzas se sintetiza en un incremento de la equidad social y regional. “La alianza más importante que tenemos es la del programa ‘Quiero estudiar’, donde la universidad y el Icetex suman recursos para atender a los estudiantes más calificados del país que no cuentan con recursos económicos. El apoyo financiero para adelantar la totalidad de la carrera de pregrado ha cubierto ya a 700 estudiantes y se espera cubrir permanentemente en esta forma al 10 por ciento de la población de la Universidad de los Andes”, manifestó su Carlos Angulo Galvis.

“Lo más satisfactorio de la alianza con el Icetex es que se le ha dado la oportunidad a gente que había perdido la esperanza de tener educación superior de alta calidad (…)”, afirma Obdulio Velásquez, rector Universidad de la Sabana.

El trabajo armónico con las instituciones, haciendo uso de las nuevas tecnologías, le da la oportunidad al estudiante desde cualquier punto del país de solicitar el crédito educativo, proceso que da total transparencia a la adjudicación y evita gastos innecesarios al solicitante. Aademás de reducir costos, es una verdadera democratización de las oportunidades educativas.

A partir el año 2003 se dio un viraje al esquema de crédito educativo en Colombia. Con la inyección de un crédito de la Banca Multilateral de 200 millones de dólares, la estratégica focalización del crédito en la población de bajos recursos económicos, la transformación del Icetex en entidad financiera de naturaleza especial, entre otros, generaron mecanismos para lograr la expansión del crédito educativo.

Las cifras son contundentes: 300.015 nuevos estudiantes financiados durante el periodo 2003-2010; 97 por ciento de dichos créditos adjudicados a estudiantes de estratos 1, 2 ó 3 y con buen desempeño académico. Con una inversión de 2,6 billones de pesos se hicieron 1’024.052 giros de renovación para un total de 1’324.067 desembolsos. En términos de cartera colocada durante el mismo periodo significa un valor acumulado de 1,5 billones de pesos en capital prestado.

Adicionalmente, la estrategia del crédito educativo ha estado acompañada de una serie de condiciones necesarias dentro del sistema educativo para permitir la continuidad de los estudios e ir mejorando progresivamente el nivel académico de los estudiantes, con lo cual se han implementado durante estos ocho años, acciones como la de otorgar subsidios a la matrícula o al sostenimiento destinados a los estudiantes más pobres que son los catalogados por el Sisben como los pertenecientes a los niveles 1 y 2. Esta inversión ascendió en el periodo 2006-2010 a 205.832 millones de pesos para atender 92.821 beneficiarios, que equivale al 57 por ciento de los créditos de largo plazo.

Así mismo, se han utilizado otras herramientas que han perfeccionado el crédito educativo para permitir el acceso de la población de escasos recursos, como son, incrementar los montos de financiamiento, reducir las tasas de interés, solicitar el respaldo de solo un deudor solidario sin finca raíz, un año de gracia para el pago de la obligación al finalizar los estudios, la ampliación de los plazos de pago en hasta el doble del tiempo de estudio (16 años), implementación del portal web que ha permitido el acceso de estudiantes de 1.050 municipios del país, entre otras.

El Icetex, además de sus recursos propios, originados principalmente en la recuperación de cartera y en los ingresos generados por la administración de recursos de terceros, ha recurrido a otras fuentes de financiación como un crédito externo, emisión de Títulos de Ahorro Educativo, recursos obtenidos a través de alianzas estratégicas y también a través de las ventas de cartera castigada, con lo cual ha logrado robustecer su operación y otorgarle una mayor dinámica al otorgamiento de crédito.

Son 300.000 nuevos colombianos formándose o que ya terminaron sus estudios superior y, si bien todos deseamos que esta cifra sea superior, no debe dejarse de lado el análisis del impacto implícito del desarrollo humano. Es claro que son jóvenes de escasos recursos, en un alto porcentaje menores de edad, que no cuentan con otra alternativa, teniendo en cuenta que la banca comercial no los considera como sujetos de crédito, por el alto riesgo que implica para la calidad de su cartera y para sus estados financieros.

No sobra reiterar las ventajas que cualquier ciudadano alcanza una vez formado en la educación superior (técnica, tecnológico o universitaria), que siendo individual está asociado al progreso colectivo. En estos ocho años el gran logro de la implementación de estrategias para aumentar la cobertura del crédito educativo en la educación superior y las metas trazadas se hizo pensando en la realidad económica y social del país y, en este caso, de los estudiantes pertenecientes a estratos socioeconómicos bajos, que terminan sus estudios de bachillerato y que a no ser que consiguieran el ingreso a una universidad pública, no tenían o eran limitadas sus opciones para acceder a los estudios.

Celebramos las iniciativas para fortalecer al Icetex, pero sin desconocer la labor desarrollada por el Instituto en la generación de oportunidades, especialmente para los muchachos más pobres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.