Sin teflón y sin plata

Sin teflón y sin plata

Bonita manera de acabar la Presidencia. Con una demanda a un magistrado y otra a Hugo Chávez. Ninguna tiene la menor posibilidad de prosperar; son simples símbolos para marcar a sus enemigos y sacarse las piedras.

08 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

La que instauró (Granados es pura fachada) contra el dictadorzuelo de la boina, cómplice de las Farc, no agrega nada a la denuncia hecha en la OEA, no supone ningún avance ni ayuda al nuevo gobierno. Tampoco hará que país alguno en el mundo tome medidas contra Chávez. Sólo logró ensombrecer en algo la toma de posesión de Juan Manuel Santos y que ambas noticias compartieran espacio en los medios internacionales.

Por fortuna, el nuevo gobierno arranca con sello propio, bien distinto del uribista. Se equivocan quienes creían que el bogotano sería una marioneta en manos del paisa. Santos soñó toda su vida con ser Presidente y alguien que lleva años preparándose para ocupar la Casa de Nariño no quiere ser juguete de nadie, sino construir su propio camino.

Hasta el momento ha sido muy hábil, eludió todas las polémicas, no embistió ninguno de los capotes que le pusieron delante y mostró que sabe torear astados retorcidos. Su presencia en el último homenaje a Álvaro Uribe y sus elogiosas palabras para compararlo poco menos que con Bolívar, así como invitarlo a la toma de posesión, muestran que conoce muy bien que Colombia aún es de mayoría uribista y que sus votos proceden en buena medida de la barra del Presidente saliente.

Con una mano agrada a los uribistas, pero con la otra imprime su carácter.

Lo señala el papel protagonista que le concede a Germán Vargas Lleras, el estatuto de la oposición, que dejará de satanizar a quienes no estén de acuerdo con la línea oficial, su reunión mañana con las altas cortes, escoger un gobierno de personas brillantes, darles juego o la actitud conciliadora con Ecuador y Venezuela.

Santos cuenta en este momento con un respaldo demasiado alto, que será difícil que logre mantener. Pienso que lo perjudica ese 76 por ciento porque él no tiene el carisma de Uribe ni su grueso teflón y, al igual que Obama, no disfrutará por parte de los medios de comunicación ni de la opinión pública de una luna de miel prolongada. No hay que olvidar que durante la campaña recibió más rejo que nadie y pertenecer a la oligarquía no es precisamente una cualidad que genere simpatías extras. Como las reinas de belleza a quienes se les presume encefalograma plano, tendrá que hacer el doble de esfuerzo que Uribe para demostrar que vale.

Afirmó Santos que no gobernará con espejo retrovisor, lo cual es gratificante aunque también jugará en su contra, porque la herencia que recibe es muy aparente pero tiene vacíos gigantes. Uribe le legó un país con alto grado de esperanza, pero las arcas están vacías, la sanidad pública es un desastre, el sistema pensional no es sostenible desde ningún punto de vista con jubilaciones a edades tan tempranas, el asistencialismo no genera riqueza alguna, hay elevados índices de natalidad entre adolescentes que perpetúan la miseria, una inequidad vergonzosa, inseguridad callejera preocupante, corrupción rampante, vías en estado jurásico y unas bandas emergentes cada vez más poderosas.

Uribe le legó algunos pilares sólidos, pero otros muchos, tambaleantes.

Esperemos que las buenas señales que ha emitido hasta la fecha Santos y los buenos ministros que lo rodean sean la norma y no una simple ilusión.

Gobernar desde Bogotá, teniendo claro que hay mundo más allá del Ubérrimo, arropado por profesionales con maestrías y doctorados en USA e Inglaterra, es positivo. Pero confiemos en que los inteligentes tecnócratas sepan que son dos Colombias y es la atrasada, la olvidada, la que desconocen salvo por la tele, la que merece su atención prioritaria

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.