Pies: siéntalos, consiéntalos y protéjalos

Pies: siéntalos, consiéntalos y protéjalos

Hay épocas del año en las cuales los médicos expertos en el cuidado y la atención de los pies y tobillos son testigos de un aumento en la afluencia de pacientes que acuden a su consulta debido a dolores causados por el ejercicio.

07 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Las consultas debidas a molestias en ‘el soporte del cuerpo’, es decir, en ‘la extremidad de las extremidades inferiores’, suelen incrementarse durante los primeros meses de cada año, probablemente debido al propósito de hacer ejercicio que se plantean muchas personas en cada año que comienza.

Las visitas a los médicos, cirujanos, traumatólogos o podólogos, por problemas y trastornos podales, también suelen ir al alza en temporada de vacaciones, cuando cada vez más personas procuran adelgazar y ponerse en forma en poco tiempo, para lucir una figura esbelta en la playa o en la piscina.

Los expertos del Colegio Americano de Cirujanos del Pie y el Tobillo (ACFAS, por sus siglas en inglés) recomiendan consultar a un médico o entrenador profesional antes de comenzar una nueva rutina de ejercicio y dan una serie de consejos para prevenir y aliviar las dolencias de los pies más habituales, que se producen al practicar una actividad física deportiva.

OJO AL CALZADO Para evitar el dolor de talón, los expertos de ACFAS recomiendan utilizar zapatos diseñados para el deporte que se practique.

Para tratar el dolor, cuando ya ha aparecido, aconsejan aplicarse hielo en la planta del pie antes de acostarse.

Para este problema también es útil hacer estiramientos dos o tres veces al día. La técnica consiste en sentarse en el suelo descalzo y, con las rodillas rectas, envolver una toalla alrededor de los pies y tirarla hacia atrás contando hasta diez antes de volver a un estado de relajación.

CAMINE SIN SUFRIR Por otra parte, practicar ejercicio con calzado ajustado puede causar el denominado ‘neuroma’ o pinzamiento nervioso, cuyos síntomas son el dolor en los talones y hormigueos en el tercer y cuarto dedos.

Para prevenirlo, lo mejor es medirse bien los pies y determinar la talla correcta, antes de comprar un calzado deportivo.

Para prevenir el dolor en el tendón de Aquiles, los expertos de ACFAS sugieren realizar toda una nueva rutina de ejercicios con calma, alternando una sesión difícil un día, con otra mucho más suave al siguiente.

De ese modo, se puede evitar la tendinitis, o inflamación del tendón, la cual hace que la planta de los pies se vuelva sensible y dolorosa.

Si duele el Aquiles, según ACFAS conviene seguir este tratamiento: reposo, hielo, compresión y elevación.

- RECUERDE: TIENE PIES “Hay un gran desconocimiento en torno a la salud podal. Problemas tan comunes y fáciles de corregir, como el exceso de sudor o el mal olor, no se tratan porque se entienden como algo normal y no como un problema de salud para el que existe un tratamiento”, afirma el farmacéutico y podólogo Pablo Altozano, coordinador del Estudio Podosalud sobre Hábitos de Higiene y Cuidado Podal.

Según esta investigación, los pies son “los grandes olvidados” por buena parte de la población, ya que un elevado porcentaje de la gente no se los lava correctamente a diario, no sabe cortarse bien las uñas, reconoce que tiene o ha tenido hongos en alguna ocasión o asegura que no toman ningún tipo de protección en piscinas, gimnasios y sitios públicos.

“También son muchos los que no utilizan un calzado adecuado o usan un solo par de zapatos a la semana, o que tienen problemas de olor y exceso de sudor”, afirma Altozano.

Según este experto, “lavarse los pies a diario con jabón neutro y secarse bien, especialmente entre los dedos, cortarse las uñas después del baño o extremar las precauciones en piscinas y duchas públicas con el uso de chanclas y toallas individuales, son algunos consejos básicos para evitar problemas en los pies”.

- Otros consejos para aliviar el dolor Arriba: Eleve los pies formando un ángulo de 45 grados con respecto al cuerpo; mantenga esta posición por 20 minutos y mueva los dedos suavemente.

Con esto se descongestionan, se mejora la circulación y se limpian de sustancias que pueden causar dolor.

Agua: Sumerja los pies en agua y alterne con agua más fría. Estos baños de contraste mejoran la circulación. Eso sí, debe evitarlos si sufre de diabetes o tiene problemas de circulación. Son muy ricos y reconfortantes.

Masajéelos: El masaje con crema o aceite activa la circulación, relaja los músculos, distiende los tendones y disminuye el dolor. Cubra todas las áreas del pie, oprima los dedos con dulzura y haga movimientos circulares en las plantas con las yemas de los dedos. Frote el pulgar con fuerza en el arco del pie.

Ejercicio:uítese los zapatos, siéntese en una silla, haga círculos con ambos pies, diez veces en un sentido, diez veces en el otro. Dirija los dedos lo más bajo que pueda, luego apúntelos hacia arriba lo más alto que pueda.

Hágalo diez veces. Ayúdese con la mano.

Deslice el pie sobre una botella o una pelota por un par de minutos. Recoja papel o lápices con los dedos de los pies. No necesita ir al gimnasio.

Vaya al médico si el dolor empeora durante el día, si hay inflamación, si al levantarse no puede caminar, si hay ardor. Revise sus zapatos y modere el uso de tacones.

Fuente: Carlos F. Fernández, Asesor Médico Casa Editorial EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.