Secciones
Síguenos en:
Freno en la Cámara

Freno en la Cámara

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

En días pasados, la Contraloría General de la República hizo una auditoría en la Cámara de Representantes. Los resultados fueron los esperados. Lo normal en tan alta y respetable corporación legislativa en asuntos administrativos. O sea, un verdadero caos que originó noticia nacional.

Aunque sería también gran primicia que todo hubiera estado en orden, pues las cosas raras son las que naturalmente llaman la atención de la prensa.

No era extraño, pues, pero sí vergonzoso, lo que se dio a conocer. Empezando porque, a estas alturas, cuando ya legisla desde el pasado 20 de julio el nuevo Congreso, de los 33 honorables representantes que no lograron de nuevo el favor popular, aún 13 no habían devuelto las pomposas camionetas asignadas. Se abona que Wilson Borja la retornó el pasado lunes. Más vale tarde que nunca, reza un dicho popular.

Pero las irregularidades harían sonrojar a un estudiante de primer semestre de administración. No se sabe el número exacto de los vehículos asignados a ese ente. Parece que son 362, entre camionetas y motos. Pero las cuentas no cuadran. La Contraloría descubrió que 17 de los vehículos a cargo de la Cámara rodaban por el país sin el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat). ¡Qué peligro! Que 25 vehículos –BMW, Mercedes Benz y Toyota, donados por la Dian– andan desaparecidos. Que no hay base de datos confiable que permita saber con exactitud el estado de los carros, sitio de ubicación, etc. Que no aparecen las actas de entrega y recibo de los automotores asignados a los funcionarios, ni en muchos casos quién los maneja. Que no hay control en los contratos de mantenimiento, o en algunos aparecen unos repuestos a precios muy elevados. Que dos vehículos están abandonados en los parqueaderos, al parecer porque fueron mal blindados y están muy pesados...

Todo ello, además de que la Contraloría halló posible daño patrimonial porque se permite el funcionamiento de las cafeterías de la Cámara sin contrato de arrendamiento. Esto ya es cuento viejo. En fin, lo que nada nos cuesta, volvámoslo fiesta.

Todo indica que el presidente de la corporación, Luis Alberto Zuluaga, que anunció investigación, tiene mucho por hacer. Y es muy importante que haya resultados prontos y claros, que se le ponga freno a este festín, pues se está jugando de nuevo con el patrimonio de los colombianos y dando, desde lo más alto, un pésimo ejemplo al país, que raya no solo en la desidia, sino en la corrupción. Y ya se sabe que si la sal se corrompe...

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.