Alimentos Caribe, con prácticas ‘verdes’

Alimentos Caribe, con prácticas ‘verdes’

Alimentos Caribe, que tiene más de 40 años en el mercado, ha centrado su política de responsabilidad social en una estrategia de protección al medio ambiente desde su proceso de producción industrial .

04 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Desde hace siete años, la empresa realiza esfuerzos en su infraestructura para que sea más amigable con el medio ambiente.

“Llevamos a cabo las actividades involucradas en la producción, procesamiento y venta del arroz, implementando acciones que recuperen y privilegien al medio ambiente y a todo el entorno”, explica el gerente general de la empresa, Gustavo Pastrana.

Con este plan de manejo ambiental avalado y aprobado por Cortolima, ya que en el Tolima están sus molinos, también se ha implementado una revisión y consultoría completa con la que se asegura que Alimentos Caribe cumple con la reglamentación.

En la inspección se tienen en cuenta aspectos como los monitoreos de calidad de aire, lo que incluye el análisis de partículas suspendidas totales.

Igualmente se hace un monitoreo de emisión de ruido, así como una medición de los gases de combustión producidos por los hornos quemadores de cascarilla.

La empresa destaca que en el último año ha dirigido inversiones con el fin de minimizar el impacto ambiental en el sistema de producción del arroz blanco.

Algunas de las nuevas adecuaciones están relacionadas con la pavimentación de vías internas para evitar contaminación del producto y del medio ambiente durante el tránsito permanente de vehículos de carga.

La empresa también se ha encargado de la instalación de sistemas de filtros para el polvo proveniente del proceso productivo, la construcción de tolvas herméticas para la recolección este residuo y basuras, la instalación de tres hornos para la quema eficiente de la cascarilla de arroz con la cual también se controla y se reduce la emisión de gases contaminantes.

Pastrana enfatiza los resultados en materia de reducir la emisión de gases.

“Entre las alternativas para reducir las emisiones de CO2 se encuentra la sustitución del carbón que es usado como combustible en los procesos cementeros por fuentes renovables de energía, usando materiales combustibles de desecho como la cascarilla de arroz, en donde el efecto es doble, sirve como combustible y evita que termine como contaminante ambiental de agua y aire”, anota el directivo De esta manera, el mismo molino aprovecha el principal desecho del proceso industrial para su propio beneficio.

Cada día, Alimentos Caribe produce cerca de 65 toneladas de cascarilla, y el molino en su operación consume aproximadamente 15 toneladas, lo que equivale al 20 por ciento de la producción.

Esta cascarilla va a los hornos como fuente de calor para el secado del arroz, reemplazando la utilización de carbón coke, el cual es un combustible fósil no renovable y cuyos gases residuo de la combustión son altamente contaminantes.

Este subproducto en comparación con el carbón mineral tiene claras diferencias en términos ambientales ya que reduce en forma drástica las emisiones de C02 contaminantes que sí emite el producto tradicional.

La cascarilla restante que no utiliza Alimentos Caribe es vendida a la industria cementera, que la utiliza en la generación de calor para los hornos (reemplazando parte del combustible actual que es carbón coke) donde se procesan roca caliza, arcilla y ceniza para obtener el cemento.

Otro aspecto no menos importante que la compañía no descuidó fue el empacado del arroz, en donde se hizo una reducción en el polietileno que se utiliza en las bolsas: Para la fabricación de cada tonelada del polietileno utilizado en los empaques se consumen 4 Kw/h y se generan 2 Kg de CO2, y la tendencia mundial es de reducir el consumo de este material en los empaques.

Hace algunos años la marca de Arroz Caribe se ajustó a esta tendencia reduciendo el gramaje de sus bolsas de polietileno pero manteniendo su calidad.

Siguiendo esa estrategia, cuyos resultados son medibles, en los últimos meses ha trabajado en reducir el peso de los empaques de productos como Arroz Cienaguero, Arroz Crisol y Arroz Castellano. (Véase tabla anexa) Con el fin de ‘no dejar cabo suelto’ en la campaña por proteger el medio ambiente, la compañía ha hecho una apuesta por el control de los desperdicios de plástico.

Este material es separado y recogido en la fuente. Luego, es comercializado a empresas que los utilizan para fabricar estibas, bolsas de basura, mangueras y recipientes plásticos.

Con estas acciones, Alimentos Caribe asume su compromiso de responsabilidad en el cuidado del medio ambiente dentro de su proceso productivo.

A su juicio, se convierte en un ejemplo para otras empresas teniendo en cuenta que se pueden optimizar y aprovechar todos los recursos que se manejan en la cadena productiva.

- Productos con bolsas que pesan menos El gramaje que antes se utilizaba para las marcas Arroz Crisol y Arroz Cienaguero era de calibre 2,5 mils” (milésimas de pulgada) con un peso aproximado de 3,5 gramos por bolsa y actualmente se pudo bajar a calibre 1,5 mils” con un peso de 2,1 gramos por bolsa, con un ahorro del 40 por ciento.

Primero se usaba un material de dos capas de polietileno de baja densidad, adhesivo y tinta, y ahora desarrolló junto con Plastilene S.A. un nuevo polietileno con propiedades similares al material usado anteriormente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.