Secciones
Síguenos en:
Inteligencia y estrategia

Inteligencia y estrategia

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

La semana pasada quedó definida la nueva cúpula castrense con la que el presidente electo, Juan Manuel Santos, comenzará su mandato. Esto implica el retiro, a partir del próximo 7 de agosto, de la primera línea de mando de las Fuerzas Militares y, dentro de ella, de un general de cuatro soles: Freddy Padilla de León, su comandante saliente.

Culmina el general Padilla una exitosa carrera de más de 40 años en un punto muy alto. Bajo su responsabilidad de máxima cabeza de las Fuerzas Militares, desde el 2006 se dieron algunos de los más contundentes golpes contra las Farc, como las operaciones ‘Fénix’, ‘Jaque’ y ‘Camaleón’. En estos cuatro años, fortaleció los componentes de inteligencia militar y de estrategia en los planes antiguerrilleros, así como los comandos conjuntos. La preponderancia que adquirieron se reflejó, entre otros logros, en esta seguidilla de acciones exitosas y espectaculares que le dieron la vuelta al mundo.

Primero como jefe del Estado Mayor Conjunto y después como comandante de las Fuerzas Militares, el general Padilla ha sido un protagonista de primera línea en el despliegue y consolidación, a lo largo de ocho años, de la política de seguridad democrática. Su nombre estuvo ligado desde la cúpula a los cambios operativos, estratégicos y de actitud que caracterizaron la reciente transformación militar. Por eso, el gobierno del presidente Uribe le ha expresado públicamente su gratitud en estos momentos de su retiro del servicio activo. De hecho, el Primer Mandatario ya le ofreció en días pasados la embajada de Colombia ante las Naciones Unidas.

La comandancia de Padilla estuvo asimismo sacudida por el destape de las ejecuciones extrajudiciales de jóvenes pobres por parte de militares a cambio de incentivos, los llamados ‘falsos positivos’. En esos momentos, el general evitó el camino de la solidaridad de cuerpo para reforzar su compromiso con una política de derechos humanos dentro de la institución castrense. En varias ocasiones, no solo rechazó públicamente estos delitos atroces, sino que encabezó la reacción institucional y la purga interna contra esas prácticas inaceptables.

Al dejar las Fuerzas Militares, el general Padilla de León concluye una gestión llena de importantes resultados operacionales contra la guerrilla. A los nuevos comandantes, liderados por el almirante Édgar Cely, les queda el gran reto de mantener la inyección de inteligencia, estrategia y contundencia que Padilla convirtió en su sello personal al frente de los militares colombianos.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.