‘No soy un delincuente’, dice el secretario general de la Presidencia

‘No soy un delincuente’, dice el secretario general de la Presidencia

ESPECIAL PARA EL TIEMPO Como él dice, fue “uno d e los hombres más apaleados en este Gobierno”. Es Bernardo Moreno, el saliente secretario general de la Presidencia.

01 de agosto 2010 , 12:00 a. m.

Para muchos, fue el hombre que ordenó ‘chuzadas’ y seguimientos a los magistrados de la Corte Suprema. “Jamás lo hice. No soy un delincuente”, dice con energía. Cree, además, que “todo indica que las ‘chuzadas’ ni siquiera existieron, sino que fueron “morbo mediático”. Moreno anuncia que no volverá a la vida pública “por desgastadora y desagradecida”. Revela en cambio que el presidente Uribe seguirá actuando en la vida del país. Moreno fue interrogado la semana que termina por la Fiscalía.

¿Cómo le fue? Era la oportunidad que esperaba para contar mi verdad, para dar nuestra versión y nuestros argumentos frente a tantos rumores que se han lanzado, a veces absurdos y mal intencionados. Probé cómo hemos obrado desde la Presidencia en forma transparente, ajustados a la ley, y que nunca hemos ordenado perseguir, desacreditar o interferir a ningún ciudadano.

¿Qué es concretamente lo que investiga la Fiscalía? Le preocupa un artículo de hace más de año y medio publicado por Semana, donde se asegura que desde el DAS se ordenaron interceptaciones de una gran cantidad de ciudadanos. De ahí se desprendieron hechos que durante este año y medio han provocado detenciones de funcionarios del DAS, bajo el cargo de haber, supuestamente, realizado interceptaciones, seguimientos, actividades ilícitas o irregulares y por versión de algunos de ellos se asegura que seguían instrucciones impartidas desde la Presidencia. ¿Y las versiones según las cuales se ordenaron seguimientos a magistrados, desde la Presidencia? Jamás dimos instrucciones para interceptar, perseguir o desacreditar a ciudadano alguno. En el 2007, cuando empezaron a llegar una serie de versiones al Presidente, a funcionarios y a los medios de comunicación sobre el pago de un vuelo chárter de Satena de parte de personas que tendrían supuestas relaciones con el narcotráfico, se le pidió a la directora del DAS averiguar quién era esa persona. Jamás se pidió perseguir ni investigar a magistrados. Pero ex funcionarios del DAS han denunciado que se realizaron interceptaciones y muchas versiones lo señalan a usted como autor de la orden....

Nunca di instrucciones de seguimientos, interceptaciones ni campañas de desprestigio. Primero, no tengo facultades para hacerlo, y segundo, no es mi forma de proceder. ¿Cómo se explica la declaración del ex director de inteligencia del DAS Fernando Tabares, quien dijo que usted en un desayuno le dio instrucciones a María del Pilar Hurtado para realizar los seguimientos? La historia no es como la cuenta el señor Tabares y desde hace un año narré ante la Procuraduría en qué había consistido ese desayuno y qué temas se habían tratado. Es extraño que un año después él se acuerda del desayuno, para tergiversar lo ocurrido. En ese encuentro le relaté a la directora del DAS cuáles eran las preocupaciones del Gobierno en los temas de orden público, los problemas con el contrabando en La Guajira, el resurgimiento de paramilitares y el narcotráfico en la Sierra, etc., e hicimos una radiografía de todo el país, se habló de la corrupción en algunas entidades del Estado y del secuestro en algunas zonas. Nunca se habló de magistrados ni de senadores ni de periodistas, como mentirosamente ha dicho Tabares. ¿Y el caso de la visita de alias ‘Job’ a la Presidencia? Ni estuve en esa reunión, ni conozco los detalles.

¿Qué le parece que un hombre de las condiciones de ‘Job’ haya ido a Palacio a reunirse con funcionarios del Gobierno? Entiendo que la cita nunca se le concedió a él, sino que llegó acompañando a otra persona, y que en dicha reunión se presentó como vocero del proceso de paz y no existía orden de captura en su contra. Edmundo Del Castillo me comentó que sólo tuvo conocimiento de quién era tres meses después de muerto.

¿Cómo es el episodio de Ascencio Reyes ? Le pedimos al DAS establecer quién era él, por versiones que existían sobre supuestas vinculaciones suyas con un narcotraficante. En los archivos del DAS no apareció nada sobre él.

¿Pero sí hubo una investigación ordenada aparentemente por la Presidencia sobre quiénes eran los magistrados que iban a viajar a un homenaje ofrecido por Reyes en Neiva y con qué fondos se financiaba el viaje? No es cierto que se haya hecho una investigación sobre los magistrados que habrían utilizado el vuelo chárter. Se puso en conocimiento de la Uiaf (Unidad de Información y Análisis Financiero) la respuesta entregada por Satena. La Ley 526, el Estatuto del Sistema Financiero, le permite a una persona natural poner en conocimiento de la Uiaf alguna actividad sospechosa. Lo que se recibió de Satena es lo que se entregó a su director, Mario Aranguren, para su análisis. El asunto quedó ahí. Sólo cinco meses después se presentó un informé parcial. ¿Y qué hace el Secretario General de la Presidencia investigando financiaciones de un vuelo chárter contratado a Satena? Se entregó la información a la entidad competente para analizar los supuestos vínculos del contratista del chárter con el narcotráfico. ¿Pero la investigación no era para acusar a magistrados de la Corte de estar aceptando homenajes de un supuesto narcotraficante y viajando en vuelos contratados por él? No. A la Uiaf le pedí un informe sobre la financiación del vuelo. No sobre la vida de los magistrados ni sus cuentas corrientes. La Uiaf me entregó un informe en el que señalaba que no había nada irregular en la contratación . .

¿No resultó cierta la creencia del Gobierno de que magistrados de la Corte estaban asistiendo a homenajes de supuestos narcotraficantes? La averiguación se centró en el pago de los vuelos chárter, no en los magistrados.

¿No se trataba de buscar desacreditar a la Corte? No. Es lo que malintencionada y equivocadamente han dicho algunos periodistas.

No sólo periodistas. Human Rights Watch dijo que había en Colombia una campaña del Gobierno para desacreditar a la Corte...

Esa fue la versión de Human Rights Watch que recogió la versión de algunos de esos periodistas.

En el caso de la Uiaf, su titular, Mario Aranguren, está detenido por obtener y entregar a la Presidencia información reservada sobre cuentas de los magistrados, sin tener facultades de policía judicial, ni orden de un juez....

Aranguren estaba cumpliendo con sus labores, jamás entregó informes a la Presidencia sobre los magistrados.

¿Qué tipo de ingresos sospechosos podían tener los magistrados de la Corte? Nadie pidió eso. Sólo averiguar cómo se había pagado el mencionado chárter.

Jamás se pidió averiguar la vida, obra y milagros de los magistrados.

¿Pero cómo es que dos funcionarios de la Presidencia, usted y Aranguren, terminan ordenando investigaciones para hallar algún acto sospechoso de magistrados? Le repito que no es cierto. Además, los funcionarios de la Uiaf que adelantaron este análisis dijeron que nunca les pidieron de la Presidencia información financiera de los magistrados, jamás llevaron informe alguno.

Quiero recordar que Aranguren no es funcionario de la Presidencia.

¿No hubo durante el gobierno Uribe ninguna investigación contra la Corte? .

No la hubo. El Presidente es un hombre deliberante, frentero, más no malintencionado. Nunca ha dado instrucciones para violar la ley.

¿Y no pudieron ser gestiones de oficio de algunos funcionarios para ‘servirle’ al Presidente? Yo puedo hablar de mi conducta y hasta donde tengo conocimiento nadie actuó por fuera de la ley.

¿Hasta dónde el presidente Uribe tenía interés en conocer información que se le ofrecía sobre magistrados de la Corte? Una cosa es que al Presidente le gusta estar informado sobre toda la marcha del país, sobre seguridad, crecimiento económico, infraestructura, agricultura, medicina, etc. Otra, muy distinta, que jamás ocurrió, es que hubiera ordenado ‘chuzadas’.

Si no hubo órdenes, como usted dice, ¿por qué se hicieron las ‘chuzadas’ y los seguimientos? Hasta donde conocemos no ha aparecido ni una sola grabación o intercepción de comunicaciones telefónicas en los expedientes de la Fiscalía y la Procuraduría, es decir que las tales ‘chuzadas’ nunca existieron. Y hasta donde conozco desde la Presidencia nadie ordenó hacer seguimiento a ninguna persona. A usted concretamente lo han acusado de eso...

Ha habido morbo mediático y acusaciones falsas.

En un país como el nuestro, con tanta impunidad y con justicia tan lenta, los medios llenan ese vacío... Los medios tienen una responsabilidad, entendemos eso. Pero no generar todo tipo de especulación, con afirmaciones muchas veces mal interesadas.

¿Sobre las ‘chuzadas’, la Fiscalía y la Procuraduría creerán en su inocencia? He aportado todos los documentos que la prueban. He dado mis explicaciones y he suministrado los elementos de juicio para que los investigadores tengan la certeza de que desde la Presidencia, y en el caso mío concreto, jamás se dio instrucción alguna para ‘chuzar’, perseguir, o desacreditar a ningún colombiano.

¿Por qué cree que se interrumpió el diálogo del Presidente con las cortes? Frente a diferentes temas de la vida nacional, ellos pueden tener apreciaciones distintas a las que tiene el Presidente.

Su gestión termina la semana próxima. ¿Se va tranquilo? Me voy contento por haber acompañado a un gran Presidente, a un hombre inmenso como es Álvaro Uribe. Me voy contento por haberle aportado y servido al país; por haber crecido profesionalmente, por haber ayudado a construir y recuperar a la Nación. Mi recompensa es la satisfac ción que dan las expresiones populares de afecto y apoyo al gobierno del presidente Uribe, eso reconforta. Por allá, en el fondo del alma, queda el dolor de las injusticias cometidas con él y conmigo. Habría querido salir más tranquilo y no bajo esta sombra de duda sobre mi nombre. Quienes conocen mi vida y mi transparencia, mi honestidad y mi hombría de bien, saben que no soy un delincuente y que siempre he estado en el camino de la legalidad.

¿Dentro de los centenares de informes que usted recibe diariamente, jamás le entregó alguno al Presidente sobre seguimientos? Mal podría haber entregado algo que nunca recibí.

¿Qué va a hacer fuera del Gobierno? Descansar un poco, volver a la familia. Llevo seis años de trabajo sin vacaciones. ¿Y no volverá a la vida pública? Quedo muy cansado de la vida pública, cansado de la política. Ya no más.

¿Por qué esa decisión? La vida pública es muy desgastadora, es muy desagradecida, es compleja. Me decepciona salir en estas condiciones: tan apaleado. Me enorgullece que mi frente sigue en alto y no tengo nada que ocultar. Mis canas se las debo al trabajo, no a las preocupaciones.

¿Por qué no aceptó la embajada en Chile? No era prudente someter al Gobierno y someter mi nombre a otro desgaste público.

¿Y la versión en el sentido de que el Gobierno de Chile hizo saber que no vería con buenos ojos su designación? Más calumnias contra mí. Ni siquiera di opción para que se solicitara beneplácito.

¿Ya habló con su sucesor, Juan Carlos Pinzón, sobre todos estos problemas? Sí. Hemos conversado sobre la complejidad del cargo: a la Secretaría llega todo lo del Estado. Lo bueno y lo maluco; llegan las inquietudes y las angustias de los ministros, de los gobernadores, de los gremios. Y llegan las inquietudes y aspirantes de los parlamentarios. No es fácil darles gusto a todos.

¿Es cierto que el presidente Uribe y el presidente electo, Juan Manuel Santos, no simpatizaban realmente? Ese era el deseo de algunas personas. No la realidad.

¿Cómo le ha parecido el nuevo gabinete? Bueno. Gente seria, idónea, capaz.

¿Y el nombramiento de Juan Camilo Restrepo? Es un gran conocedor del área, con gran trayectoria en el sector cafetero.

Pero ha sido un hombre crítico del gobierno Uribe... Sí. Eso no tiene nada de malo. Yo lo conocí cuando era gerente comercial de la Federación de Cafeteros.

¿Y Germán Vargas Lleras? Es un político audaz, capaz, deliberante; creo que será un buen ministro.

Pero el vicepresidente, Francisco Santos, dijo que nombrar a Germán Vargas era mandar para el carajo al presidente Uribe. ¿Cree lo mismo? Esas son expresiones de Pacho.

¿El presidente Uribe se va a descansar? ¡ Qué se va a descansar, hombre! Va a seguir sirviéndole al país. Hará sus reparos sobre temas que no le parezcan bien de la vida nacional, eso no se le puede coartar a un ex presidente, pero creo que van a ver a un Uribe más de aporte, de construcción, de apoyo, que de talanqueras. Uribe no se va a retirar, es un hombre muy activo; no se va a acostar a dormir.

Cuando él se levante el 8 de agosto a las 5 de la mañana a ver a quién llama, ¿será que alguien le responde? Sí, el 80 por ciento de los colombianos que lo quieren.

¿Cree que es posible una constituyente que permita su regreso? El pueblo es sabio y su voluntad soberana. Hay que esperar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.