El duce’ llega al poder 1922

El duce’ llega al poder 1922

El rey Víctor Manuel III nombra a Benito Mussolini como primer ministro del Reino de Italia el 30 de octubre de 1922 para evitar una eventual revuelta comunista. ‘El Duce’ asume y da la primera gran victoria al fascismo, una doctrina política que creó y que regirá los destinos de Italia durante 21 años.

30 de abril 2010 , 12:00 a.m.

No obstante, no fue el primer gobierno fascista de la historia. Lo había instaurado tres años antes el escritor y ex combatiente de guerra italiano Gabriele D´ Annunzio, cuando con la ayuda de un ejército de militares italianos de bajo rango y con el apoyo de los seguidores de Mussolini, ocupó en nombre de Italia la ciudad de Fiume, principal puerto sobre el mar Adriático, y la convirtió en un estado soberano bajo un régimen autoritario y rimbombante durante 16 meses.

Pero ahora, la victoria de Mussolini se produce en grande, tras una época agitada en la que ‘el Duce’ llegó, incluso, a crear un estado de guerra civil incipiente para llegar al poder. Se registraron violentos disturbios y sus seguidores ocuparon los municipios de Ancona (Milán), Génova, Livorno, Parma, Bolzano y Trento.

El fascismo de Mussolini, que se basó en la exaltación del nacionalismo, el corporativismo y el autoritarismo, y fue apoyado por la clase media europea, industriales y banqueros, está en marcha.

‘El Duce’ puso de relieve el nacionalismo, la destrucción del orden establecido, la hostilidad al marxismo, el desprecio por la democracia parlamentaria, que llama de “cadáver putrefacto”, la admiración por las virtudes militares y la obediencia ciega a un líder. Consolidó y le dio al fascismo su sello personal hasta convertirlo en “un credo italiano, no exportable”, como lo anunciaría en 1932.

Cuando hizo este anuncio, el Partido Nacionalista obrero alemán (Nazi), no sólo ya había sido fundado por Adolf Hitler 13 años atrás sino adoptado algunos aspectos del fascismo que Mussolini quería convertir en algo “exclusivo” de Italia.

Hitler ya había intentado derrocar la llamada República de Weimar (1923), pagado una condena de meses por hacerlo y había sido aclamado como máximo líder del Partido Nazi el 4 de julio de 1926.

Por lo tanto, en 1932, la cúspide de la gestión de Mussolini, el fascismo y nazismo caminaban de la mano y habían echado a andar la historia.

“Detrás de la economía también debe haber poder, dado que solamente el poder garantiza la economía”.

Adolfo Hitler

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.