Secciones
Síguenos en:
La oposición: mermada y dividida

La oposición: mermada y dividida

El respaldo que el 85 por ciento de congresistas liberales le dieron al Presidente electo tras la primera vuelta, parece tener a ese partido más afuera que adentro del bloque de fuerzas opositoras.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Así las cosas, analistas –como Alejo Vargas y Jorge Orlando Melo– coinciden en que el Polo Democrático y el Partido Verde serán los únicos que encarnen esa tarea durante el cuatrienio Santos, en un matrimonio que, en números, significaría la unión de 13 senadores (8 del Polo y 5 Verdes) y de 7 representantes (4 del Polo y 3 Verdes) contra el resto del Congreso.

Pero ese 7,46 por ciento del total de parlamentarios parece no tener futuro como bancada si se tiene en cuenta que ni el Polo ni los Verdes están interesados en que se haga esa suma.

“La oposición será sólo nuestra. Los verdes no van a participar porque la mayoría de su bancada es peñalosista y a Enrique Peñalosa lo veo en el Gobierno”, dice el ex candidato del Polo, Gustavo Petro, quien tuvo roces con Antanas Mockus cuando buscó alianzas para esta segunda vuelta.

Petro también rechaza que su partido llegue herido al Congreso, por fraccionamientos internos y por haber perdido dos curules en el Senado y dos en la Cámara: “Duplicamos los votos en dos meses”, dice, haciendo referencia a la votación que logró en las presidenciales, frente a las parlamentarias.

Y a Enrique Peñalosa, que de entrada insiste en que el Partido Verde y el Polo son diferentes, tampoco le suena que se lo ubique haciendo oposición per se y mucho menos al lado del Polo.

“No queremos ser oposición. Queremos ser un partido que sea una alternativa de poder. Nos opondremos a lo que consideremos que no es bueno para el país y apoyaremos lo que consideremos que sí lo es. Vamos a hacer una política por el bien común y no por puestos o plata”, asegura.

En cuanto a sus coincidencias programáticas con Santos y a su posible participación en el nuevo Gobierno, dice que no hay interés en participar en la nueva administración: “Lo que nos interesa es que el país funcione bien”.

La misma idea fue reiterada por el propio Mockus en su discurso de ayer, tras reconocer el triunfo de Santos: “Vamos a ser una fuerza capaz de pedir y de rendir cuentas”.

¿Un estatuto de oposición? En cualquier caso, el politólogo Alejo Vargas opina que, para darle garantías a la nueva oposición –para él debilitada–, es necesario pactar un estatuto sobre el tema, que en las administraciones de Uribe no prosperó y que él ya le sugirió a Santos. “Entre otros puntos, hay que garantizar el pronto acceso a la información y el derecho de réplica a través de canales públicos de TV”, dice Vargas.

Pero Petro cree que eso ya existe y que si se quiere hacer un verdadero estatuto este debe contemplar “la permanencia de la oposición en las mesas directivas del Congreso, entregarle los órganos de control (Fiscalía, Procuraduría y Contraloría) y hasta el tercer canal de televisión. Además, no poner al DAS a perseguirla”.

Y aunque el politólogo Jorge Orlando Melo cree que el Polo va a tener un papel protagónico en la oposición, para él los verdes tiene mayores posibilidades de liderarla por ser ahora la segunda fuerza política del país: “Son los únicos que tienen esa capacidad, si logran organizarse adecuadamente, de cara a las elecciones regionales del 2011, y ejerciendo una tarea de vigilancia y fiscalización con seriedad”.

Y añade que no hay que descartar dentro de ese bloque a algunos sectores del liberalismo. El jefe de esa colectividad, Rafael Pardo, prefirió no referirse aún al tema, pero rojos purasangre, como el representante Guillermo Rivera, dicen que antes de sacarlos del bloque opositor, hay que esperar el resultado de la reunión pendiente entre Pardo y Santos, sobre el gran acuerdo de unidad nacional.

u.investigativa@eltiempo.com.co.

Los alfiles de Petro y de Mockus Aunque tienen experiencia en política, la bancada verde es primípara en el Congreso. La ex concejal de Bogotá Gilma Jiménez llega con una de las mayores votaciones a Senado y su experiencia nacional en el fallido referendo de cadena perpetua para violadores de niños. El ex gobernador de Boyacá, Jorge Londoño, John Sudarsky y el ex concejal Alfonso Prada serán las otras cartas fuertes. Pero aún no se sabe si Londoño pueda asumir la curul, a raíz de una sanción de la Procuraduría.

Y el Polo asume sin su principal carta: el propio Gustavo Petro, quien ya no regresará al Senado. No obstante, permanecen 13 congresistas de esa fuerza, incluído Jorge Robledo, senador que también ha liderado importantes debates de control político.

20 es el total de senadores y de representantes que harían oposición, sumadas las bancadas del Polo Democrático y del Partido Verde

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.