Secciones
Síguenos en:
Actor y vendedor ‘estrella’ de carros

Actor y vendedor ‘estrella’ de carros

Haber vivido en carne propia una mala racha económica, hace 13 años, porque no lo llamaban para ningún proyecto en televisión, hizo que el actor opita Pedro Rendón pusiera los pies en la tierra y se diera cuenta de que “esto de ser famoso no era tan bonito”.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Aunque ahora tiene una sólida carrera en dramatizados internacionales y actualmente se le ve en la novela de Caracol Salvador de mujeres’, en su momento aprendió a administrar mejor el dinero y a darse cuenta de que siempre hay que tener otra alternativa.

Por eso, aprendió a vender carros.

“Tuve dos años muy fuertes. Creo que con Ximena (su esposa desde hace 21 años) vivimos de milagro. No lo digo para despertar lástima, sino porque eso me hizo darme cuenta de que esto no era tan bonito. Tuvimos un día en el que teníamos dos mil pesos en el bolsillo, entre ella y yo”, afirma.

“Me sentía con el estatus de que tenían que llamarme, pero el teléfono no sonaba”, dice. Buscó a Liz Yamayusa y le dijo: “Ayúdame, necesito trabajo”.

Ella lo puso a estudiar. Durante tres meses, tomó clases en La Candelaria.

Pero despejó el panorama: Pepe Sánchez le ofreció presentar audición para La madre y se ganó el personaje. Ahí arrancó nuevamente, pero en otras condiciones.

Luego llegó La venganza, la exitosa novela de Julio Jiménez que se transmitió por varios países y le abrió las puertas a la internacionalización. Lo llamaron de Venezuela y se fue a protagonizar Negra consentida’, de RCTV. Pero la situación se puso tensa allá y se devolvió.

A su regreso se encontró con otra industria: “Una que exigía hablar mexicano, tener los cuadritos del pecho bien marcados para poder ir a audiciones, y un poco de condiciones que no me gustaron”.

Para no vivir lo que ya había experimentado y con su primer hijo en camino, buscó trabajo en los clasificados.

Se presentó en un concesionario para el área de publicidad, pero allí no había vacantes y le ofrecieron un puesto en ventas que aceptó. Le fue tan bien, que a los seis meses de estar vendiendo carros lo buscaron de otro concesionario.

Allá duró un año más, vendía ocho carros mensuales, pero se retiró porque el director de televisión Mauricio Cruz, a quien se encontró un día en el almacén, le ofreció regresar a la actuación.

Desde entonces, sabe que tiene otras habilidades, “que puedo vivir de otras cosas”, comenta Grabó Doña Bárbara, para Telemundo; Doña Bella, para Telefutura, y hasta hace quince días, Salvador de mujeres.

“Otra vez estoy en busca de una buena oportunidad en Colombia. Pero si no se da, ya tengo otra alternativa”, finaliza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.