Secciones
Síguenos en:
El misterioso lago de la muerte se tragó 8 personas en 2 años

El misterioso lago de la muerte se tragó 8 personas en 2 años

Un verdadero misterio envuelve a las aguas de un extenso lago o represa de la hacienda El Escobal, ubicada en la zona de Picaleña, en Ibagué.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Esas aguas que permanecen quietas, parecen inofensivas y hasta sirven para regar cosechas en tiempo de prolongado verano, se han tragado al menos a 8 personas en los dos últimos 2 años. Hacia atrás no hay cifras de ahogados pero se considera que anualmente unas 5 personas han ido a parar sin vida a las profunidades de este enigmático y solitario lugar.

En los 120 metros de largo que tiene el lago, el año pasado grupos de rescate de la Defensa Civil del Tolima y Bomberos de Ibagué, sacaron ahogadas al menos a 5 personas que lo desafiaron cuando, nadando, trataron de cruzarlo.

Quienes en cada puente festivo o temporada de vacaciones llegan a la represa, lo hacen para darse un refrescante baño en la zona de Picaleña catalogada como de las más calientes de Ibagué. Muchos ignoran que alrededor del lago existen cientos de historias de personas que siendo expertas nadadoras sucumbieron y terminaron ahogadas.

Otros deciden visitar entre semana el solitario sitio para practicar deportes acuáticos y pasar un día de pesca.

Un sitio de miedo El mayor Estanislao Caicedo, director de la Defensa Civil Tolima, considera de alto peligro este lago.

“Muchos han llegado allí con la ilusión de darse un baño o de pescar, pero salen muertos”, afirma.

“El año pasado se ahogaron unas 4 personas, y este año nosotros hemos rescatado varios cuerpos sin vida, la última víctima fue el lunes festivo cuando sacamos a un menor de 16 años que fue a parar a las profundidades de la represa”, agrega Caicedo.

Relata que el lago presenta varias temperaturas y esto acelera los ahogamientos. “Hay sitios calientes donde se puede nadar sin problemas, pero existen puntos muy fríos que aceleran los calambres en los bañistas, y al no poder mover sus piernas muchos pierden la vida”, dice.

Propiedad privada Otro factor que genera la pérdida de la vida en estas aguas, es la confianza de los visitantes y la ausencia de medidas de prevención por parte de ellos ya que el lugar donde esta la fuente de agua, es una propiedad privada.

Incluso, el predio está cercado, pero pocos le prestan atención a esto.

“La gente se confía de su estado físico y cuando ven la inmensidad de estas aguas sueñan con conquistarlas, con cruzar el lago, pero en la mitad del camino fallan las fuerzas y piden auxilio sin que entre sus compañeros exista la posibilidad de ayudarlos”, agrega el mayor Caicedo A todo esto se une la presencia de zonas o moyas ondas de más de 5 metros de profundidad que atrapan a quien tiene la osadía de desafiarlas. Por todo esto lo recomendable es no visitar el sitio.

“La ciudad tiene muchas piscinas y sitios seguros de diversión que no ofrecen peligro”, concluye Estanislao Caicedo de la Defensa Civil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.