Secciones
Síguenos en:
Un huevito muy costoso

Un huevito muy costoso

El discurso de los candidatos evoluciona a medida que se acerca la hora de la verdad; es así como Juan Manuel Santos ha cambiado el no rotundo a una reforma tributaria por un no al incremento de las tarifas de impuestos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Antanas Mockus se ha sostenido en la necesidad de obtener nuevos recursos tributarios, pero sin la sutileza del candidato que se cuida de las frases que puedan espantar a sus electores (o a sus patrocinadores). Santos, quien es economista y más ducho en estas lides, sabe que la situación de las finanzas no está como para prometer fidelidad eterna y sin reservas al huevito de los beneficios tributarios, que es el eje del plan de confianza inversionista.

Y es que no se trata de un huevito cualquiera. Según datos de la Dian, en el 2003 los sacrificios en el impuesto de renta le costaron al país 1,5 billones de pesos, pero con la deducción por compra de activos se incrementaron gradualmente de 3,2 billones en el 2004 hasta 7,5 billones de pesos en el 2008, acumulando la friolera de 26 billones de pesos en el quinquenio –de los cuales más de 10 billones corresponden al nuevo beneficio– sin contar los ingresos no constitutivos de renta, cuyo efecto también es enorme. Además, como las gabelas tributarias han sido otorgadas a los diferentes sectores en proporción inversa a la ocupación de mano de obra, es evidente que el huevito tributario de la confianza inversionista ha resultado huero, y que frente al elevado déficit fiscal y a las necesidades apremiantes de recursos se hace necesario calentar otro. Al respecto es oportuno citar dos consejos de la ex presidenta Bachellet: “no basta con crecimiento económico, cuando hay grandes desigualdades”, y “los mandatarios no deben enamorarse ciegamente de sus obras”.

Una de las manidas promesas durante las campañas electorales consiste en reducir la evasión para no incrementar los impuestos, a pesar de que todos sabemos que no pasa de ser eso, una promesa de candidato, mucho menos creíble en Colombia, donde la escabrosa legislación vigente hace imposible combatir la evasión. Cada artículo de exenciones o excepciones trae consigo coyunturas de evasión y de elusión, y nuestro estatuto tributario está plagado de ellas y de normas confusas, equivocadas, imprecisas, injustas excepcionales o incoherentes. Además, esta maraña de leyes, reglamentaciones e interpretaciones, complica y neutraliza la ya difícil acción de la administración tributaria. –A propósito, nada se ha dicho en los debates sobre la necesidad de tecnificar la administración pública, no sólo la tributaria, manteniéndola alejada de la rebatiña burocrática. Tal parece que el término meritocracia está tan desprestigiado, que ningún candidato se atreve a usarlo–.

Pero, volviendo a nuestro tema, no será fácil para el próximo Presidente cuidarle al actual Gobierno el huevito de la confianza inversionista, porque gracias a una generosa alimentación a base de medidas excepcionales ha crecido y se ha convertido en huevo, y al paso que va será un huevote, con el riesgo de que empolle un ave de rapiña, cuyo tamaño y apetito son impredecibles. El huevito consentido del presidente Uribe no es precisamente de codorniz.

horacio.ayala@cable.net.co HELGON

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.