Secciones
Síguenos en:
LES ENSEÑA A GOZQUES A HACER ACROBACIAS, QUE SE VEN EN LA CARRERA 15 El adiestrador de perros ca

LES ENSEÑA A GOZQUES A HACER ACROBACIAS, QUE SE VEN EN LA CARRERA 15 El adiestrador de perros ca

REDACTOR EL TIEMPO ZONA “Con mi perra, alcancé a dormir tres meses en la calle, ladrando de hambre”, relata Onofre Rodríguez, de 53 años, que de vendedor informal pasó a ser adiestrador de perros callejeros.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de junio 2010 , 12:00 a. m.

El animal con el que compartió la calle se llama ‘Pili’. Tiene 12 años y fue recogida hace ocho, cuando Onofre era conocido en la iglesia del 20 de Julio como el ‘Camandulero’, pues se ganaba la vida vendiendo escapularios.

“Me iba muy mal en las ventas, pero ‘Pili’ me cambió la suerte”, confiesa Onofre al referirse al momento en el que descubrió que su perra era tan inteligente que respondía a cualquier orden. “Le empecé a enseñar a subir escaleras en los parques, a hacer equilibrio. La gente nos daba dinero”, cuenta Gracias a eso pudo pagar una pieza en el barrio San Cristóbal Sur. Allí vivió siete años hasta que, hace tres, completó la cuota inicial para una casa en el barrio Columnas, en el sur de Bogotá. Ahora vive con ‘Pili’, ‘Moly’, ‘Bumbi’, ‘Marbella’, ‘Pirula’ y ‘Pimpinela’: perras criollas recogidas en la calle a las que también entrena y con las que duerme en la misma cama.

Los fines de semana, a las 8 de la mañana, el adiestrador sale de la casa con ‘Pili’ y ‘Moly’. Atraviesan un parque, bajan una loma y llegan a la parada del bus, en la carrera 4 este con calle 32 Sur. Como si se pusieran de acuerdo, mientras Onofre espera alguna buseta que los lleve hasta su lugar de trabajo, los dos animales se quedan a cuatro metros de distancia, a la espera de una señal para subirse.

“Las perras se saben ‘colinchar’ sin que el conductor las vea. Ya tenemos el tiro para burlarlo. Yo llevo una maleta para tapar un poco mientras se suben rápido –cuenta Onofre y agrega: A veces ellas corren con mala suerte y las hacen bajar”.

Después de más de una hora de recorrido, de extremo a extremo de la ciudad, se bajan en la carrera 15 con calle 72. Realizan su ‘show’ en varios lugares, hasta llegar a la calle 100.

Primero, Onofre saca de su mochila unas camisetas con la bandera de Colombia y unas gafas oscuras con las que viste a las mascotas. Después, arma unos ‘burros’ con tubos de PVC, para que los animales salten.

“Mira cómo saluda la reina. A tarima, campeona”, grita el ‘Camandulero’, mientras Moly, de tres años, salta los obstáculos y Pili, a paso lento, con una canasta en su hocico, recibe las monedas de los transeúntes.

“¡Qué bonita!”, le dice una joven a su novio mientras caminan por 15. Luego observan cómo Onofre se las ingenia para ganarse la vida con las gracias de sus juiciosas ‘chandas’. El ‘Camandulero’ sueña con adoptar a más perros, según él: “Son más leales que nuestros propios hijos. Los animalitos son mi vida”.

Fotos: Andrés Molano Téllez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.