Secciones
Síguenos en:
España, el euro y la crisis económica internacional

España, el euro y la crisis económica internacional

Viene de la página 1-10

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Conviene recordar a aquellos escépticos que si en 1990 las exportaciones de Alemania representaban un 32 por ciento de su PIB; las de Francia, un 21 por ciento; las de Italia, 19 por ciento, y las de España, 16 por ciento, dieciocho años más tarde, en 2008, estos porcentajes eran respectivamente del 47, 26, 29 y 26,4 por ciento, gracias en buena medida al euro. Además, la contribución de las exportaciones al crecimiento del PIB significó, en ese mismo periodo, 5 puntos en el caso de Francia, 9 para Italia, 10 para España, y 29 para Alemania.

Solidez en zona del euro.

La 'eurozona' ha sido y es, por tanto, muy sólida, lo que se ha traducido en el crecimiento generalizado de las economías europeas, las cuales han podido contribuir ahora a la estabilidad regional, concediendo solidariamente el mes pasado créditos a un socio en dificultades.

El Gobierno español, en coherencia con estos enfoques, puso en marcha en 2009 una serie de medidas de estímulo económico que, por su dimensión, fue la quinta de la OCDE, tras las de Japón, Estados Unidos, Canadá y Australia.

Gracias a ellos, España tuvo la segunda caída menos mala del PIB, tras la de Francia. Las consecuencias negativas de estas medidas fueron unos déficits fiscales considerables que asimismo se produjeron en otros países como Estados Unidos y Reino Unido, con déficit semejante y mayor endeudamiento que España.

A partir del otoño de 2009, el FMI y la OCDE recomendaron a los gobiernos mantener esos estímulos para reforzar la incipiente recuperación y dejar para más tarde recortes de los déficits fiscales. Sin embargo, la crisis griega, el negocio de los especuladores bajistas y de las agencias de calificación desataron una severa turbulencia financiera que hizo variar el panorama de las políticas económicas a partir de la primavera del presente año, alterando las prioridades en Europa y situando en primer lugar, la reducción del gasto público.

El Gobierno del presidente Rodríguez Zapatero ha aprobado en este contexto una serie de medidas de ajuste el pasado 20 de mayo que han incluido la no revalorización de las pensiones en 2011, el descenso en un 5 por ciento del sueldo de los funcionarios públicos, y una reducción del plan de inversiones en infraestructuras y de la ayuda al desarrollo. Estas medidas irán seguidas probablemente de otras a muy corto plazo en el campo laboral, financiero (Cajas de Ahorro) y energético.

Por otro lado, y desde el primer trimestre de este año, España ha salido de la recesión económica, y ha comenzado a disminuir el déficit fiscal y a generar empleo, fruto de la incipiente recuperación económica. Las medidas adoptadas en mayo junto a la subida del IVA a partir de julio, acelerarán la reducción del déficit presupuestario de modo que es poco probable que, partiendo del 53 por ciento de 2009 (veinte puntos por debajo de la media europea), el endeudamiento español llegue a alcanzar el 87 por ciento como ha pronosticado algún organismo internacional.

Hay que tener presente, en ese sentido, que una parte del ajuste se ha hecho ya automáticamente de forma que el sector de la construcción tiene mucho menor peso, y el déficit de la balanza de pagos ha caído del 9,6 por ciento del PIB al 4,7 por ciento a pesar de mantenerse una tasa de inversión del 24 por ciento del PIB.

Más empleo Si la demanda global creciese en los próximos años, el crecimiento del empleo no sería un problema serio para España como no lo ha sido en el pasado. El FMI espera que el consumo tenga tasas positivas este mismo año, lo mismo que la inversión en bienes de equipo y construcción no residencial, y es optimista respecto al crecimiento de las exportaciones españolas.

En el periodo 2000-2008 -a pesar del impulso de la demanda interna- el crecimiento real de las exportaciones españolas fue del 4,3 por ciento, por delante del de Francia (3,9 por ciento), Alemania (3,5 por ciento) y el de Reino Unido (2,5 por ciento), y en los dos primeros meses de 2010 el crecimiento de las exportaciones (a precios corrientes) ha sido del 13 por ciento, frente a un 9,4 por ciento de Alemania y un 6,5 por ciento de Francia e Italia.

Finalmente quisiera resaltar que el sector privado español ha incrementado su ahorro de forma significativa; a medio plazo se espera una reactivación significativa de la demanda de viviendas residenciales, y existe una base fuerte de empresas que dependen de la demanda extranjera y utilizan tecnología de forma intensiva.

"La verdad es que ha funcionado el plan de ayuda financiera europea a Grecia”.

Andrés Collado, embajador de España

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.