Secciones
Síguenos en:
Orgullosamente Afrodescendientes

Orgullosamente Afrodescendientes

De acuerdo al más reciente censo elaborado por el Dane en el año 2005, que por primera vez en su historia incluyó el marco del autorreconocimiento, en el departamento del Tolima habitan en la actualidad 15 mil 766 personas afrodescendientes.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de junio 2010 , 12:00 a. m.

La llegada de la población Afro al territorio tolimense, señala Moisés Medrano Bohórquez, Director de Poblaciones del Ministerio de Cultura, obedece no sólo al desplazamiento por asuntos ligados al conflicto armado colombiano, sino también por el proceso normal de migración que asume cualquier comunidad que encuentra en un territorio oportunidades laborales o coincidencias culturales.

“En general en el país se tiene la percepción de la presencia afrodescendiente en el Caribe y en el Pacifico, el año pasado estuvimos en un encuentro en el departamento del Gauviare y nos encontramos una colonia grandísima de emigrantes económicos del Chocó y la Costa Pacifica, dedicados a un tema importante para el país que es el de la educación, esto para decir que en Colombia todavía se piensa que la población negra está en el Caribe y el Pacifico, lo cual indica que aún hay un imaginario muy reducido que se convierte también en un generador de discriminación y de racismo”, advierte Medrano.

Imaginarios reducidos Para romper con los estrechos imaginarios que la sociedad colombiana tiene frente al tema Afro, el Ministerio de Cultura, a través de la dirección de poblaciones, viene trabajando en varios aspectos. Uno de ellos comprende un ejercicio de ampliación de las referencias culturales frente a las comunidades afrodescendientes en el país, pero sobre todo un mayor conocimiento de la diversidad de la cultura en Colombia.

“Recientemente abrimos una muestra fotográfica sobre pueblos indígenas en el Parque de la 93 (Bogotá) y la percepción que uno tiene es que la gente pasa y mira al indígena como si fuera el OTRO y no el NOSOTROS…si yo no alcanzo a verme en el indígena yo estoy olvidando parte de mi biografía cultural”, enfatizó Medrano, quien hace relieve en que para vernos entre si, no como el otro, sino como una conjunto diverso, es necesario hacerlo a través del concepto de ciudadanía.

Seguir viendo a las poblaciones indígenas y afrodescendientes como algo ajeno al conjunto de la sociedad, como si no tuvieran una relación histórica, cultural y del territorio, perpetúa múltiples esquemas de discriminación racial.

La educación juega un papel determinante en estos procesos de autorreconocimiento de la diversidad étnica y cultural de la que hacemos parte todos. Uno de los componentes clave es el de la Etnoeducación. Sin embargo, las instituciones que implementan este elemento en el país enfrentan el problema de que las clases son para los mismos grupos étnicos, cuando las cátedras deberían ser para todas y todos.

Los medios y la palabra negro Medrano asegura que se convirtió en un asunto natural, casi cotidiano, que los medios de comunicación le den a la palabra negro un sentido negativo.

“Vengo haciendo hace un par de años un ejercicio que consiste en recortar los titulares de prensa en primera página de algunos periódicos y revistas nacionales, donde la palabra negro es utilizada con un sentido negativo”, dice.

Pone como ejemplo un titular: Martes negro para la economía nacional. “Esto nos ha llevado a plantearnos la necesidad de hacer un ejercicio con artistas plásticos para que intervengan estos artículos de prensa, y lo otro que hemos venido haciendo es consultar a semiólogos y lingüistas sobre qué tipo de efectos puede producir en la opinión”, señala Medrano.

Finalmente apuntó que, en la medida en que la sociedad colombiana, en su conjunto, se preocupe más por conocer sobre la diversidad étnica y cultural que hay en su territorio, las posibilidades de discriminación racial se disminuirán y la reconstrucción de los imaginarios será posible.

Precisamente en ese sentido apuntan proyectos como el de la Biblioteca de Literatura Afrocolombiana, que busca facilitar el acceso al libro y la lectura, y por ende a la memoria colectiva de la Nación. En este mismo marco se encuentra la puesta en marcha del documento Conpes 3660 que busca promover la igualdad de oportunidades para la población negra, afro colombiana, palenquera y raizal, un asunto de todas y todos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.