Secciones
Síguenos en:
Una final intensa

Una final intensa

La noche del pasado miércoles, el fútbol profesional colombiano estrenó nuevo campeón: el Atlético Junior de Barranquilla. Después de seis años, el equipo tiburón alcanzó su sexta estrella ante 60.000 de sus fieles seguidores en el estadio Metropolitano y tras haber perdido la final hace un año. El título barranquillero en la recién creada Liga Postobón es un merecido reconocimiento a una escuadra que ha sido protagonista de los más recientes torneos del rentado nacional.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de junio 2010 , 12:00 a. m.

La primera final de la Liga es asimismo inédita en la historia del fútbol colombiano. Se enfrentaron Junior y el joven equipo bogotano La Equidad. Una atractiva edición de un clásico de costeños versus ‘cachacos’: del equipo más histórico y representativo de la Costa Caribe, con 82 años de existencia, contra el club más bisoño de la capital, con poco más de tres años en primera división.

A pesar de no haber saboreado la victoria, el palmarés de La Equidad en su corta trayectoria es impresionante. Después de ganar el torneo de ascenso y en sólo siete temporadas, el equipo asegurador ha ganado la Copa Colombia en el 2008 y disputado ya dos finales y cinco semifinales. Pasó de ser un candidato al descenso en su primer campeonato en la Primera A a convertirse en un competidor de lujo y garra, como lo demostró en los dos encuentros de la final. Aunque el club verdiblanco no ha tenido el tiempo suficiente para construir una fanaticada tan numerosa y apasionada como la de sus primos mayores, Santa Fe y Millonarios, los aficionados al fútbol de Bogotá deberían considerar esta alternativa, que ha sido pródiga en alegrías y buenos resultados.

El flamante campeón, Junior de Barranquilla, también tiene una historia reciente de lucha y tesón. Hace dos años y medio estuvo muy cerca del descenso y, a principios del 2010, empezó la temporada con una deplorable participación en la Copa Libertadores. Sin ser una escuadra arrasadora –que ha cometido errores–, los tiburones mantuvieron el norte claro y se destacaron por su entrega en la cancha y por hacer respetar la localía en el Metropolitano. A pesar de los duros golpes y permanentes derrotas como visitante, el primer campeón de la Liga Postobón siguió adelante.

Merecida y sufrida la alegría que hoy embarga a los barranquilleros, y a los costeños en general, por la sexta estrella del Junior, que adelantó en nueve meses el Carnaval de Curramba.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.