Secciones
Síguenos en:
Ahora, exportar servicios sí es viable

Ahora, exportar servicios sí es viable

Pocas veces se tiene la oportunidad, con un cambio reglamentario, de tener un impacto en la competitividad del país como con el paso que acaba de dar el Gobierno con la expedición del Decreto 1805 de 2010, que precisa el alcance de la exención al IVA en la exportación de servicios.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de junio 2010 , 12:00 a. m.

Por regla general, los países no gravan con impuestos sus exportaciones y menos con el IVA, que es un gravamen al consumo nacional. No obstante, en la práctica nuestro caso era diferente. Veamos por qué: El Artículo 481 del Estatuto Tributario establece que los servicios a ser exportados se encuentran exentos del IVA, siempre que: 1) sean prestados en desarrollo de un contrato escrito; 2) se utilicen exclusivamente en el exterior, y 3) sean suministrados a personas naturales o jurídicas sin negocios o actividades en Colombia. Los dos primeros requisitos no representaban mayor problema. Sin embargo, la interpretación imperante del tercero venía haciendo muy difícil la exportación de servicios desde Colombia.

El problema era que debía cobrarse el IVA si el beneficiario del servicio en el exterior tenía un vínculo económico con el país, aunque el servicio se fuese a utilizar exclusivamente afuera y no tuviera relación con la actividad desarrollada en Colombia. Por ejemplo, si una empresa colombiana le iba a prestar servicios de contact center a una compañía manufacturera en EE. UU., el hecho de que la empresa extranjera tuviera presencia en Colombia para vender sus bienes (por ejemplo a través de una filial o subsidiaria), hacía que el exportador colombiano tuviera que cobrar el IVA, aunque ni el servicio ni la empresa tuviera relación con la subordinada en Colombia.

Un sobreprecio del 16 por ciento por un impuesto al consumo a una persona fuera del país, ponía a nuestros exportadores de servicios en una situación de inferioridad competitiva frente al resto del mundo y de difícil justificación. En la práctica, dado que el consumidor no iba a aceptar un costo injusto desde su punto de vista, una de tres situaciones se presentaba: o la exportación no se realizaba; se hacía sin registrarse; o el exportador colombiano era quien terminaba asumiendo el IVA. En cualquier caso, la pérdida para el país era sustancial.

Debido a la globalización, la norma hoy tiene un impacto negativo dramáticamente mayor al que hubiera podido tener a principios de los 90, cuando se expidió. Por un lado, porque nuestro potencial para exportar servicios ha aumentado, y por otro, porque los mayores flujos de inversión extranjera hacen mucho más difícil cumplir el requisito, por la presencia de numerosas subordinadas en Colombia de organizaciones extranjeras.

El nuevo Decreto aclara que el tercer requisito se cumple, aunque el consumidor del servicio tenga vinculación económica con el país, siempre que sea el beneficiario directo del servicio para ser utilizado exclusivamente en el exterior. En otras palabras, que si la subordinada en Colombia de la empresa que recibe el servicio en el exterior no obtiene beneficio directo de dicho servicio, la operación está exenta de IVA.

Las oportunidades que se le abren al país en esta materia son muy importantes. Para empezar, basta mencionar casos como los de los servicios tercerizados a distancia (contact center, servicios contables, entre otros), de software o de telesalud, incluidos dentro del Programa de Transformación Productiva liderado por el Ministerio de Comercio, que ven cómo uno de los mayores obstáculos regulatorios a su desarrollo desaparece. Además, es en los servicios en Colombia y en el resto del mundo, donde se genera el grueso del empleo.

En conclusión, una medida de alto impacto actual y a futuro, sin mayores costos fiscales o políticos y que mejora la competitividad y el empleo nacional, los dos grandes retos de desarrollo económico que tendrá que enfrentar el país en los próximos años. Ahora le toca al sector privado estar a la altura y aprovechar la oportunidad.

Por regla general, los países no gravan con impuestos sus exportaciones y menos con el IVA, que es un gravamen al consumo nacional. No osbtante, en la práctica nuestro caso era diferente

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.