Apoyo para las tablas

Apoyo para las tablas

Tras el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, quedó como telón de fondo el éxito innegable de esta iniciativa artística, pero también se evidenció el estado de emergencia en que se encuentran numerosos grupos que no hacen parte de la gran cita bienal.

28 de abril 2010 , 12:00 a.m.

El bajo presupuesto destinado a los teatreros a lo largo del año y los altos requisitos exigidos por el plan Salas Concertadas –150 funciones, 70 por ciento de ocupación de público, entre otros– derivaron en una situación difícil de pilotar. Sin embargo, hay una luz de esperanza. La buena nueva fue anunciada en días pasados: la ministra de Cultura, Paula Moreno, tras una reunión con representantes del gremio, decidió poner en marcha un Plan Nacional de Teatro similar al existente en danza y música.

La iniciativa ya está en gestación y se espera que en junio el Ministerio reciba la propuesta de los grupos para así proseguir con la aprobación y ejecución. Como un primer avance, se negociaron una reducción de presentaciones anuales, hasta que aumente el presupuesto asignado, y otras facilidades que les dan un respiro a numerosas apuestas dramatúrgicas que hoy en día trabajan a marchas forzadas y con modestos recursos. Si se tiene en cuenta que áreas como la danza reciben, merecidamente, al año 4.000 millones de pesos, y la música, 7.000 millones, sólo en el 2010, es claro que la asignación actual para artes escénicas –1.950 millones de pesos– es una cifra que urge modificarse. Patricia Ariza lidera este grupo que representa hoy el fin de una lucha prolongada por mantener con vida numerosos proyectos teatrales de alto nivel, como la Casa del Teatro, bajo la batuta de Adela Donadío.

La expresión teatral es tan importante y respetable como las demás manifestaciones artísticas. En ella basan su vida numerosos actores, y debe tener una presencia fuerte y permanente durante el año. Para esto, es necesario un apoyo gubernamental sostenido. Llevar a feliz término el Plan Nacional de Teatro es vital para este importante brazo de las artes. Haría de esta Ministra la madrina de las tablas y cerraría con broche de oro su labor, que concluye este 7 de agosto. Por mérito propio y por justicia, una nivelación en el apoyo de eventos como el Festival Alternativo de Teatro abrirá las puertas a una mayor oferta en la agenda cultural del país y depurará las propuestas artísticas de las comerciales.

El proceso apenas empieza y su buen suceso depende del libreto que está en manos de la Ministra. Mientras tanto, actores, luminotécnicos, dramaturgos y, claro, el público esperan un desenlace, no trágico sino feliz. editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.